Signo Editores: una empresa que apuesta por sus trabajadores

Signo Editores: una empresa que apuesta por sus trabajadores

Mortadelo y filemónSi sois apasionados, como yo, de la literatura fantástica y os gusta Verne, Salgari, etc., o seguís siendo fieles a las aventuras y desventuras de Mortadelo y Filemón, seguro que conocéis la Editorial Signo Editores, empresa de éxito y antigua Ediciones de Rueda que en el año 2010, en una gran transformación corporativa y expansión comercial, actualizó su cartera de servicios y de paso aumentó la de clientes. Y todo ello, sin dejar de ser una PYME.

Esa ampliación, similar a la que otras editoriales españolas han realizado en los últimos años, ha tenido un aumento de la actividad mucho más significativo que otras empresas del sector por una serie de factores internos que merece la pena destacar.

La lógica empresarial de Signo Editores

¿Quién es Signo Editores? Cuando la compañía se fundó en 1981, la naturaleza de su accionariado era familiar para, como digo, en 2010 convertirse en un proyecto distinto con una ampliación de capital y de inversores. Entonces, además de la distribución de libros, manuales formativos y otros productos dentro del sector editorial, Signo Editores comenzó a aportar por nuevas colecciones de productos ya consagrados como libros de Julio Verne, Emilio Salgari o los mencionados cómics de Mortadelo y Filemón. Nuevos formatos editoriales y formas de distribuirse que contaron –y eso ha diferenciado a Signo Editores durante años– con una apuesta por los trabajadores de la empresa.

Debido a una mayor consideración hacia sus empleados, Signo Editores ha logrado mejorar la calidad en la producción, distribución y comercialización de los productos. Es casi un aforismo: “cuando se trata bien al trabajador, la empresa mejora”. Tanto a nivel salarial como a nivel laboral, los profesionales de Signo Editores gozan de unas condiciones que actualmente son la envidia, no sólo de la industria editorial, sino de muchas otras PYMES en cualquier otro sector. Esto provoca, indefectiblemente y como un ejemplo de buena praxis empresarial, que los trabajadores crean en su empresa y en los productos que distribuyen, aumentando así las ventas, lo cual, para cerrar el círculo, es lo que permite mantener y mejorar esas condiciones laborales.

Desde el punto de vista de la eficacia, este proyecto se consolida como uno de los más sólidos y excelentes. Cayendo la que está cayendo, para aquellos que busquen establecerse en el mundo empresarial “de los justos” y como nadie nace sabiendo, Signo Editores es una PYME a tener en cuenta para renovar y mejorar el tejido empresarial y condiciones laborales de España.

Signo Editores