Tipos de certificados de calidad

Cómo pueden ayudar a tu empresa los certificados de calidad

La relación entre los certificados de calidad y las empresas no sólo es normativa; es decir, que tienen la obligación de aplicar una serie de protocolos y procesos de calidad para conseguirlos. Sino que alcanza otras dimensiones como mejorar la imagen corporativa de cara al usuario, mejorar las relaciones con otras empresas (B2B), la propia seguridad de los trabajadores y otros aspectos que veremos más adelante.

Antes, dejar unas líneas sobre sentido de los certificados de calidad.

Qué son y tipos de certificados de calidad

ISO 9001Existen muchos certificados de calidad a nivel nacional, europeo e internacional como son las normas ISO, el sello de calidad digital IQ, calidad turística Q o certificaciones I+D+i. Todos estos certificados están emitidos por entidades capaces de avalar que cualquier servicio que preste una empresa se realiza con las garantías de calidad necesarias que impone un protocolo o requisitos representados en los propios certificados. Veamos tres ejemplos.

La norma ISO 9001 (actualizada en 2015) es la más importante y demandada a empresas que quieran demostrar calidad en la forma de prestar sus servicios o venta de bienes, y en la calidad de los mismos.

Si precisamos más en el funcionamiento de una empresa y su sector, otro ejemplo es la ISO 22000, estándar o certificación que cuida que las empresas alimentarias cumplan con todos los protocolos durante la cadena de producción y suministro, y garantizar así a los usuarios u otros distribuidores la calidad del producto.

Otro certificado de calidad (en esta caso Sello) es Q, orientado al sector turístico y que se centra en la calidad del servicio e instalaciones en restaurantes, hoteles e, incluso, playas.

El proceso para conseguir este tipo de certificaciones de calidad es común a todas a ellas: se han de tomar una serie de medidas según lo requisitos de cada certificado y un auditor oficial evaluará a la empresa para otorgar o no el certificado.

Cómo puede ayudar a tu empresa los certificados de calidad

Cómo te ayudan los certificados digitalesA partir de lo dicho, los certificados de calidad también tienen una función positiva en el desarrollo empresarial más allá del aspecto legal. Varios ejemplos:

Tener a los mejores trabajadores en la empresa

Contar con talento en la empresa no sólo tiene que ver con ofrecer un buen salario. También es necesario ofrecer un buen entorno de trabajo. Es verdad que no todos los trabajadores están en condiciones de exigir certificados de calidad a una empresa, pero los mejores y más especializados sí que lo tienen en cuenta, especialmente en relación a las condiciones de calidad en sus puestos de trabajo.

Mejora la imagen corporativa y las relaciones B2C y B2B

Ya sabemos que la imagen corporativa es algo más que contar con un buen diseño gráfico y audiovisual de los recursos comunicativos y publicitarios. Al día de hoy, contar con los certificados mencionados asegura a los usuarios que las empresas son serias y ofrecen buenos servicios y productos.

Este aspecto también es importante para establecer relaciones con otras empresas, tanto sin son proveedores como clientes. Los primeros tendrán la seguridad de que sus productos serán bien tratados o distribuidos y los segundos que el servicio o bien comprado es de calidad.

Permiten abrirse a otros mercados

Otra de las ventajas de poseer certificados de calidad es poder internacionalizarse. De hecho, en la mayoría de las industrias, para poder establecerse en un país determinado son necesarios varios certificados, como ocurre con Estados Unidos, la Unión Europea o Japón.

Reduce los costes y mejora la eficiencia de una empresa

Es una ventaja derivada del propio proceso de adaptarse a uno o varios certificados de calidad. ¿Por qué? Porque precisamente los requisitos que impone ISO, Q o I+D+i promueven que las empresas establezcan unos protocolos de eficiencia interna y uso de unos recursos (como los digitales) que reducen a corto plazo los costes de producción y, por lo tanto, los márgenes de beneficio.

Resumiendo, que contar con certificados de calidad sea cada día más obligatorio, no sólo beneficia a los usuarios sino a las propias empresas que prestan servicios o distribuyen bienes.