La función del minicrédito

La función del minicrédito

Los hay de muchos tipos: existen los minicréditos solidarios como los que promueven la Fundación Yunus; de carácter público como los que emiten los municipios, diputaciones, comunidades autónomas o el propio ICO, y de carácter privado emitidos por entidades financieras ya sean bancos o empresas especializadas en este tipo de préstamos.

En este último caso, ejemplos como http://dineritoahora.es/ (filial de INTERNATIONAL FINANCE BUSINESS CORP), dan una idea de cómo ha evolucionado el sector del microcrédito en los últimos años de crisis. Evolución que se ha caracterizado por ampliarse la diversidad de tipos de créditos con la proliferación del Microcrédito, el Crédito rápido y, sobre todo, el Minicrédito. Todo esto ha motivado que ya en el año 2014 –segundo año de aumento de actividad crediticia– el volumen de capital prestado haya superado por primera vez desde 2010 los 10.000 millones de euros.

MinicréditosEsto se ha debido tanto a un aumento de la actividad económica como del descenso en los tipos de interés que se han colocado en alrededor de un 8% TAE de media. Si hacemos una comparación con la situación de hace seis o siete años, el crédito personal al consumo podía contar con entre un 15 y 20% de interés que ha bajado a incluso TAE de menos del 8%. En cuanto a los créditos rápidos, microcréditos y minicréditos ya hay empresas que distribuyen estos productos con un 20% de interés. Es decir, solicitar 100 euros cuesta 20 € para personas que no cuenten con aval y cumplan una serie de requisitos. Si se cuenta con nómina, pensión o aval, el interés baja a entorno al 10%.

En general, podemos decir que el sector de los créditos se ha flexibilizado adaptándose a prácticamente todo tipo de situaciones personales y profesionales. Un autónomo, por ejemplo, que ve reducida su actividad durante el verano y por lo tanto los ingresos, puede recurrir a un minicrédito de 1.000 euros que podrá devolver en varios plazos en los meses siguientes cuando aumente su actividad y cubrir en verano las cuotas de autónomos o, incluso, si cuenta con cuentas saneadas, disfrutar de vacaciones. Este tipo de crédito también se produce a nivel familiar o para situaciones e imprevistos que no se habían contemplado.

Volviendo al aumento de la emisión de créditos, destacar el concepto de flexibilidad. Hace años, si se necesitaban sólo 800 euros para una reforma en el hogar, un viaje o una pequeña inversión en un negocio propio, en muchas ocasiones las entidades financieras o bancos sólo podían ofrecer créditos cerrados a una cuantía. El hecho de que esa cuantía pueda variar desde los 300 euros a los 30.000 ha sido una de las causas por la que más gente ha accedido al sistema crediticio y provocado revitalizar este sector con el aumento del nacimiento de pequeñas entidades financieras.

Otra de las causas de la reactivación crediticia tiene que ver también con una mayor regulación para evitar fraudes y un exceso endeudamiento. La experiencia de la crisis ha provocado que tanto usuarios, entidades financieras y los propios estados, estén más pendientes de cómo evolucionar este sector para evitar malas experiencias pasadas y que aún ejercen influencia en la sociedad de hoy.