M-learning: presente y futuro del aprendizaje online

Cuando hablamos de formación digital o recursos online para aprender solemos generalizar y utilizar los términos e-Learning (Electronic Learning) o d-Learning (Distance Learning). Sin embargo, debido a la evolución de los dispositivos electrónicos en los últimos años, estas dos definiciones se nos quedan cortas. Nos explicamos en detalle a continuación.

Los smartphones y el M-Learning

Ventajas del M-learningEs ya una realidad, se llama m-learning o Mobile Learning y en el próximo año 2021 es posible que se convierta en la forma de aprendizaje más utilizada, especialmente por jóvenes.

El origen de este término tiene que ver con el propio hecho de que el estudiante, gracias al dispositivo que utiliza, está en continuo movimiento y puede formarse online en cualquier lugar. Forma de aprender distinta, por ejemplo, de contar con un ordenador de escritorio fijo que, aún favoreciendo el aprendizaje a distancia, se realiza siempre desde un mismo lugar.

En el caso del m-learning también incluimos las tabletas y portátiles, aunque dado el hecho de que actualmente gran parte de la población mundial posee un teléfono móvil, esta forma de aprender online se asocia más al smartphone que a los otros dos dispositivos.

En cualquiera de lo casos, las tecnologías m-learning ofrecen una serie de ventajas que merece la pena mencionar.

7.000.000 millones de smartphones en el mundo

Donde no ha llegado un ordenador de escritorio, un portátil o una tableta ha llegado el teléfono móvil. Un ejemplo son los más de 1.400.000 millones de móviles que hay en China o los 1.166.000 de la India. Países poderosos a nivel macroeconómico pero con grandes masas de población en la pobreza o en vías de desarrollo que sólo cuentan con un móvil para conectarse con el mundo y, de paso, también con recursos académicos o de aprendizaje de idiomas, tecnología, marketing y otras disciplinas con amplias salidas laborales.

No hay necesidad de contar con ADSL o fibra óptica

Gracias a las comunicaciones 3G, 4G y 5G hay lugares en el mundo donde la instalación de redes de cableado ADSL o fibra óptica ya no se producirá en favor de las conexiones inalámbricas comentadas. Basta con una antena receptora y emisora de señal para que millones de personas puedan acceder a cursos y formación a través de su móvil. Este, además, puede convertirse en Punto de Acceso para ofrecer conexión a Internet a otros dispositivos (como ordenadores) a través de una conexión WiFi.

M-Learning: una nueva forma de aprender más lúdica

Algunos de los usos más comunes del smartphone y la tableta son:

  • Conectar con otra gente.
  • Traducir textos.
  • Informarse.
  • Jugar a juegos online o en Apps descargadas.
  • Realizar test o comprobar conocimientos.

El sector educativo es uno de los más creativos y que más ha evolucionado en los últimos años y, teniendo en cuenta los puntos anteriores, ha adaptado sus cursos a los usos de los navegantes para hacerlos más flexibles y, sobre todo, más informales. Un ejemplo es la formación en idiomas que, en formato m-learning se basa en:

  • Crear Apps donde los estudiantes puedan conectar con otros para hacer intercambios de idiomas.
  • Añadir a los cursos juegos para hacer más lúdico el aprendizaje.
  • Utilización de vídeos para atender a las clases.
  • Añadir traductores y otras herramientas para consulta y solución de dudas.
  • O incluir la posibilidad de realizar exámenes online.

También se puede seguir aprendiendo offline

Gracias a las Apps, los usuarios pueden realizar un curso en cualquier disciplina académica sin conectarse a Internet. Sólo necesitarán esa conexión para descargar la aplicación para luego instalarla y empezar a utilizarla ya offline.

Esta es una gran ventaja formativa para usuarios que nos dispongan aún de una conexión inalámbrica de calidad o un plan de datos suficiente para realizar un curso totalmente online.

Los centros educativos y formadores acompañan el cambio

Decíamos en la introducción que el año 2021 será el año en que el m-learning se establezca como la forma de aprendizaje en línea más utilizada. Esto es posible gracias a que academias, institutos, universidades y centros de estudios en general han comprendido la utilidad del m-learning y están creando contenidos –y crearán más– para que los estudiantes puedan acceder a ellos desde cualquier lugar.

Además de esa apuesta, otra realidad que favorece esta forma de aprendizaje es el hecho de que móviles y tabletas están mejorando a nivel software y hardware para ser más compatibles con los formatos de los contenidos formativos.

Deja un comentario