Autónomo familiar colaborador

La figura fiscal que mejor se adapta al emprendedor es la de autónomo, al menos hasta crear alianzas suficientes para pensar en una S.L. o Cooperativa, entre otras formas de empresa. Dentro de la figura del autónomo existen diversas opciones que se van modificando según los cambios que se producen en la regulación de las cotizaciones a la seguridad social. Actualmente, para los menores de 30 años, el gobierno lanzó su plan “Tarifa 50 euros” que permite a los emprendedores en esa franja de edad pagar sólo 50 euros de autónomos durante 6 meses.

No obstante, en este post queremos hablar de otro tipo de ventajas a las que se puede acceder como autónomo si se cumplen una serie de requisitos. Hablamos de la figura del autónomo familiar colaborador.

¿Qué requisitios se necesita para ser autónomo familiar colaborador?

Este tipo de autónomos está indicado para empresas donde un familiar directo que conviva con el titular de la empresa. Infoautonomos.com ha recogido los requisitos de forma muy sintetizada:

  • Familiar directo: cónyuge, descendientes, ascendientes y demás parientes del empresario, por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado inclusive y, en su caso, por adopción.
  • Que estén ocupados en su centro o centros de trabajo de forma habitual. No debe tratarse de una colaboración puntual.
  • Que convivan en su hogar y estén a su cargo.
  • Que no estén dados de alta como trabajadores por cuenta ajena.

¿Con qué ventajas cuentan los autonómos colaboradores?

La principal ventaja tiene que ver con la bonificación que se obtiene en el pago mensual de las cuotas de autónomos las cuales, durante los primeros 18 meses después del alta, pasan a 126 € con la correspondiente presentación de los TC1 y TC2 a la Seguridad Social.

Otra ventaja es que el autónomo colaborador, al no ser titular de la empresa, no está obligado a tributar trimestralmente. Es decir, no emite facturas por lo que no tiene que pagar trimestralmente ni IVA ni IRPF, obligación que debe cumplir el titular de la empresa.

En cuanto a los impuestos que debe pagar el autónomo colaborador se reducen a la declaración de IRPF anual en la declaración de la renta como otro trabajador, ya sea justificándose en las nóminas o recibos que posea por parte de los ingresos del negocio.

Tramites a seguir

Sencillo. Con el DNI sólo hay que darse de alta en la Seguridad Social presentando el modelo TA0521/2 sin que sea necesario darse de alta en la Delegación de Hacienda (Actividades económicas), obligación que sólo debe cumplir el titular o titulares del negocio. Junto a este impreso habrá que prensentar también una copia del alta en Hacienda del familiar dueño del negocio.

Por último, y en relación a los trámites, si la empresa familiar en cuestión posee una gestoría, este movimiento de papeles será sencillo y rápido y se conseguirá, sobre todo en estos días que la contratación en empresas está complicado, cotizar y tener una actividad laboral.

Más información:
http://www.infoautonomos.com/informacion-al-dia/gestion-empleados/contratar-a-familiares/

 

Jesús S. Medina

Programador Junior 1991-1993. Técnico informático desde 1993. Diseñador y programador web desde 1998. Administrador de contenidos online, SEO, redactor web y escritor.