¿Alquilar un local o un espacio de coworking u oficinas compartidas?

¿Alquilar un local o un espacio de coworking u oficinas compartidas?

A la hora de emprender a nivel individual, según el tipo de trabajo, se puede plantear una primera disyuntiva para reducir al máximo los gastos: trabajar en casa u optar por el alquiler de locales. Si se elige la segunda opción, aparecen de nuevo dos alternativas: alquilar un local propio u optar por el coworking o el alquiler de un espacio en oficinas compartidas.

Nos vamos a centrar en las diferentes opciones de espacio coworking que existen para luego hablar de sus ventajas y desventajas, con el fin de que al final del artículo puedas decidir qué es lo que más te interesa.

Tipos de espacios de coworking

Lo de habilitar espacios diáfanos con escritorios individuales no es algo nuevo. Se lleva haciendo durante décadas, especialmente en el ámbito empresarial anglosajón. Esos años de experiencia han provocado que existan distintos tipos de oficinas compartidas. Vemos los más comunes:

  • Espacio de coworking compuesto de una silla, un ordenador y una mesa separada por biombos. Espacios muy similares a la estructuración de los Call Centers o espacios para teleoperadores.
  • Oficinas compartidas con grandes mesas donde no hay separación entre trabajadores. La empresa dueña del local puede ofrecer pantallas de ordenador y otros dispositivos.
  • Espacios de coworking que incluyen pequeñas oficinas separadas por cristales para dotar al espacio de mayor privacidad.

Ventajas y desventajas del coworking

Hay que decir que una persona dueña de un local y que lo configure como oficina compartida va sacarle más rendimiento que si alquila el espacio a una sola empresa. En el caso de emprendedor, ¿le beneficia optar por el coworking? Vemos las ventajas y las desventajas.

Beneficios del coworking

  • Se ahorra mucho dinero en gastos de alquiler de local. En una población como Madrid, encontrar un local u oficina propia no baja de los 400 euros mensuales y para espacios pequeños, mientras que un espacio coworking compuesto de lo básico puede costar unos 150€ y en un lugar céntrico.
  • Es muy recomendable para establecer contactos con otros profesionales que también trabajan en las oficinas compartidas. Incluso se pueden hacer clientes.
  • Si el espacio cuenta con ellos, se puede ahorrar en adquirir equipos informáticos. Estos equipos tienen cuentas de usuario para cada equipo por lo que la información privada o profesional está asegurada.
  • Especialmente en las ciudades, los espacios coworking están muy bien ubicados con paradas de metro, autobús y tren cercanas. Esto ahorra mucho tiempo en desplazarse al trabajo.
  • Flexibilidad en los contratos. A diferencia de alquilar un local (que puede incluir hasta dos fianzas), los espacios coworking se pueden alquilar incluso por días. Generalmente se paga por el uso que se le da sin tener que comprometerse por un tiempo determinado.

Desventajas del coworking

  • No generan una buena imagen corporativa, especialmente si se atiende al cliente en el propio espacio.
  • Si se es programador web, traductor o redactor puede ser difícil concentrarse si se trabaja en una mesa sin separaciones.
  • Falta de espacio para trabajar con varios equipos. Algo que utilizan los expertos en marketing, corredores de bolsa, etc.
  • Limitación de horarios. Aunque estos espacios suelen tener amplios horarios, en algún momento cierran. La oficina propia permite contar con mayor flexibilidad en este sentido.
  • Contratar a gente es difícil a no ser que se opte por la oficina compartida de gran tamaño y acristalada.

* * *

Estas son algunas de la ventajas y desventajas de utilizar estos espacios. En cualquier caso, seguirán siendo útiles y demandados porque son ideales para dar un primer paso en el mundo de la empresa. De un espacio coworking pequeño se puede pasar a una oficina compartida más grande y luego a un despacho propio.