Motivos y ventajas de estudiar una oposición pública

Es cierto que hay elementos externos -como la situación económica- que pueden afectar a nuestra estabilidad profesional, pero también es verdad que cómo la planificamos es muy importante. Y una de las formas de conseguir sosiego a nivel laboral es conseguir una plaza pública. Por supuesto, esto requiere esfuerzo, algo que se puede minimizar con la ayuda de esta academia de preparación de oposiciones. Además de esta ventaja, te ofrecemos otras de estudiar una oposición pública.

Estudiar una oposición en una academia es una inversión

Empecemos primero entrando en detalle sobre los beneficios que tiene contratar los servicios de una academia de formación de opositores y opositoras:

  • Es cierto que tiene un coste, pero la formación es mucho más ordenada, como ocurre en una universidad.
  • Muchas plazas públicas pasan desapercibidas a los opositores. Los servicios de una academia incluyen precisamente mantenerte informado sobre estas plazas.
  • Podrás realizar simulacros de exámenes para llegar mejor preparado a las pruebas.
  • Por último, también podrás recibir un servicio personalizado sobre qué tipo de oposición te interesa más según tus aptitudes y conocimientos.

Trabajo estable para toda la vida

Los vaivenes económicos no afectan al sector funcionarial. Tampoco a la gran mayoría de nuevos trabajadores y trabajadores laborales fijos. Aunque conseguir una plaza pública puede ser arduo, una vez conseguida tu situación anímica puede mejorar enormemente. Se acabó esa sensación de incertidumbre de cara al futuro.

Sueldos que crecen cada año

Además de que los salarios se fijan con arreglo a la ley -no cabe la explotación laboral-, estos se revalorizan todos los años en función del coste de la vida.

Además, hay que añadir trienios y otros beneficios que van a mejorar tu bienestar de forma real.

Te aseguras una buena jubilación

Autónomos y trabajadores por cuenta ajena en el sector privado tienen el problema de no saber cuánto cobrarán de pensión e, incluso, si la llegarán a cobrar.

El sector público te asegura que sí lo harás y, precisamente por haber cotizado correctamente, tu pensión te permitirá disfrutar de años de bienestar.

Acceso a créditos, hipotecas y otros beneficios

Es un tema muy importante porque puede, en el caso de la vivienda, permitirte comprar, por ejemplo, la casa de tus sueños. Y esto último suele ser consecuencia de poder acceder a buenos créditos bancarios, tanto en cantidad a prestarte como en condiciones.

Otro ejemplo de los beneficios de ser funcionario es la facilidad con la que poder alquilar. Hoy en día, de hecho, muchos funcionarios avalan a sus hijos o familiares para poder acceder a una vivienda. Si la vivienda es para ti, contarás con una respuesta del arrendador casi 100% positiva, además de buenas condiciones como pocas mensualidades de fianza.

Posibilidad de conciliación personal y familiar

Vivir sólo para trabajar no es un buen planteamiento de vida; aunque es cierto que en el sector privado a muchas personas les cuesta conciliar vida laboral y familiar o privada. En el caso de conseguir una plaza pública, las cosas cambian. Además de los beneficios económicos, la flexibilidad horaria y, ahora, el aumento del teletrabajo, te permitirán pasar más tiempo con tus hijos, con tu pareja, familia o amigos.

Posibilidad de emprender de forma paralela

No es una ventaja que se tenga muy en cuenta, pero existen muchos funcionarios que, gracias a las buenas condiciones económicas y de horarios, se han embarcado en la creación de pequeños negocios, lo cual es compatible desde el punto de vista fiscal.

Esto, además de satisfacerte personalmente, también tiene sus beneficios a nivel social: la creación de riqueza y empleo.

Deja un comentario