Cómo conseguir financiación para montar un negocio

Cómo conseguir financiación para montar un negocio

Tener una idea genial para montar un negocio –que nadie antes la haya tenido- puede ser un buen comienzo pero, no nos engañemos, en todo plan empresarial de pequeño o gran tamaño es necesario analizar la viabilidad económica del negocio, es decir, tenemos que distinguir los negocios rentables de los que no. No todas las Startups que nacen hoy en día terminan en éxito, y no porque la planificación y los recursos no sean los adecuados, sino porque no hay mercado suficiente.

En cualquier caso, sigue siendo la financiación de un negocio la piedra angular. Es cierto que en las actividades online podemos aprovechar infinidad de recursos para reducir al máximo los costes y facilitar el emprendimiento. Sin embargo, en actividades donde la fuente de ingresos es la venta de productos, siempre es necesaria una financiación inicial. ¿Y cómo podemos conseguir esa financiación?

Conseguir financiación para un negocio

Solicitar un crédito personal

Los hay de muchos tipos y se adaptan a varios niveles empresariales. Para la pequeña empresa o autónomo incluso se puede utilizar el crédito personal ya provenga de un banco o de una entidad financiera. En este segundo caso, siempre es bueno realizar una comparativa inicial para evaluar las condiciones de un crédito u otro. En Creditosrapidos10min se puede acceder a esta información para conocer el mundillo de los créditos personales un poco mejor. Los intereses de este tipo de créditos suelen estar entre el 10% y el 25%.

Estos créditos personales pueden ser de ayuda para cubrir las cuotas de autónomos y otros gastos si no se cuenta con posibilidad del pago único que ofrece el antiguo INEM o no se puede uno adherir a la tarifa plana que el gobierno puso en marcha a finales de 2013.

Solicitar un crédito para empresa en bancos

Este tipo de créditos se pueden solicitar en los bancos al uso. En muchos casos en las propias entidades donde tenemos las cuentas bancarias personales. En el 100% de los casos se requiere aval de algún tipo y puede servir, por ejemplo, ser el autorizado de una cuenta bancaria de un familiar. Si el banco conoce esta vinculación, sabe que en caso de impago, siempre puede recurrir al familiar. Además, las cantidades que se pueden solicitar suelen ser de menos de 10.000 euros por lo que los riesgos para la entidad son asumibles. En relación a los intereses a pagar, este tipo de créditos ya empiezan a prestarse con intereses algo menores al 10% TAE.

Solicitar financiación pública

No se consiguen de la noche a la mañana. Requieren de más papeleo, cumplir con una serie condiciones y esperar algo más de tiempo al que suele pasar cuando se pide un crédito bancario.

A nivel nacional, es el ICO el que aún financia proyectos empresariales. A nivel autonómico también hay fondos para emprendedores y en el plato municipal también se empieza a ver movimientos en este sentido. El secreto para conseguir ayudas públicas es contar con un plan empresarial perfecto.

Otra forma de conseguir una financiación inicial es través tanto del antiguo INEM como de la Seguridad Social. Entre ambos pueden conceder al emprendedor, si cumple las condiciones, cubrir las cuotas de autónomos con el paro acumulado. Esta ayuda puede permitir que un trabajador, durante algunos meses solo tenga que abonar los impuestos relativos al IVA e IRPF, situación más asumible que tener que abonar mensualmente las cuotas de autónomo.

Solicitar financiación mediante Crowfounding

Podemos decir que es una forma de conseguir recursos que se ha puesto de moda, aunque realmente es una de las financiaciones más antiguas. La mayoría de los grandes artistas o emprendedores –Leonardo Da Vinci incluido–, solicitaban fondos de particulares u organismos para patrocinar sus actividades. Un último caso en el mundo periodístico es el periódico online El Español, dirigido por Pedro J. Ramírez y que cuenta con varios millones de euros de presupuesto conseguidos a través de este método.

Sin duda alguna, conseguir financiación para montar un negocio sigue siendo la madre del cordero. Una misión a veces difícil que requiere de mucho tesón y optimismo.