Cancelación de deudas con ley de segunda oportunidad

Emprender tiene muchos frentes y uno de ellos es saber lidiar con las deudas. Hacerlo bien tiene dos grandes beneficios: disponer de nuevo de una economía saneada y, en algunos casos, salir de ficheros como ASNEF, que tanto daño pueden acarrear a la imagen corporativa de un pequeño empresario y a su solvencia crediticia. Bien, en relación a esta situación, vamos a hablar en este artículo de una posibilidad para cancelar deudas aprovechando la Ley de Segunda Oportunidad y con la ayuda y mediación de expertos.

Cancelar deudas con la Ley de segunda oportunidad

La ley de segunda oportunidad fue aprobada en 2015 por el gobierno precisamente para reducir el gran aumento de las deudas de personas particulares y profesionales autónomos.

Es importante destacar que esta ley no incluye un presupuesto para prestar dinero a los deudores, sino que se centra más en la mediación entre estos y los acreedores para llegar a acuerdos. También hay que decir que no está demás recurrir a consultores legales expertos en gestión mercantil y financiera para obtener los mejores resultados.

Ponemos unos ejemplos de cómo la Ley de Segunda Oportunidad puede ayudarte en distintas situaciones.

Cancelar las deudas con la Hacienda Pública y la Seguridad Social

Estas deudas tienen que ver principalmente con el impago del IRPF, del IVA y las cuotas a la Seguridad Social, y afecta tanto a particulares como a autónomos. En muchos casos, no cancelar estas deudas puede llevar a embargos, alzamientos de vivienda y otras medidas desastrosas para la economía familiar y profesional.

¿Cómo cancelar estas deudas si no se pueden pagar? Aquí es donde la consultoría legal y financiera juega un papel muy importante para poder negociar el pago de esas deudas.

En primer lugar, y desde hace años, existe la posibilidad de aplazamiento de la deuda, pero eso incluye unos intereses de demora y, tanto la Hacienda Pública como la Seguridad Social son muy estrictos a la hora de reclamar los pagos cuando toca. No hacerlo puede llevarte a tener que pagar toda la deuda de una sola vez, lo cual puede arruinarte.

¿Sabes que Hacienda y la Seguridad Social pueden condonarte el 100% de la deuda? Ya decíamos al principio que la Ley de Segunda Oportunidad no cuenta con dotación presupuestaria, pero sí incluye fórmular y normativas en los que a un particular o un empresario autónomo se les puede cancelar la deuda al completo si demuestra no poder pagarla o, si lo hace, perder bienestar de forma importante.

¿Cómo aprovechar la Ley de Segunda Oportunidad en estos casos? Si aplazar por tu cuenta una deuda requiere de papeleo, conseguir cancelarse es todavía más engorroso y costoso a nivel económico. Por eso es importante recurrir a expertos asesores en la materia para hacer las cosas bien y rápido.

Cancelar deudas con bancos

Tras la crisis de 2008 muchos particulares y autónomos adquirieron o no pudieron pagar los préstamos bancarios. En el caso de los particulares, las principales deudas se debieron al impago de hipotecas. Para los autónomos, el problema vino de la falta de liquidez para cumplir con los préstamos bancarios para el desarrollo empresarial.

Para los primeros, la Ley de Segunda Oportunidad estableció en 2015 tres líneas de actuación:

  1. Ayudar a flexibilizar los acuerdos extrajudiciales entre acreedores y deudores. Esto es poder llegar a acuerdos mediante la mediación fuera de los juzgados.
  2. Ayudar a la reestructuración de las deudas en el caso de hipotecas para permitir a los deudores poder pagarlas.
  3. Muy importante: la Ley de Segunda Oportunidad aumentó en dos años la paralización de alzamientos (desahucios) para, con las otras medidas, permitir a los deudores afrontar los pagos.

Y si hablamos de profesionales con créditos, esta ley también realizó modificaciones a normativas anteriores para flexibilizar el pago de préstamos. Algunas medidas son muy parecidas a la que se aplican a la persona natural, como ayudar a conseguir acuerdos extrajudiciales para realizar los pagos. Pero, además, para las personas naturales empresarias y autónomos, también se incluye la posibilidad de cumplir con los pagos vía patrimonio. En este sentido, para prevenir que un autónomo (o particular) pierda todos sus bienes, la ley establece unos “bienes inembargables”.

La importancia de recurrir a asesores profesionales

De forma general, la Ley de Segunda Oportunidad busca flexibilizar la relación entre deudores y acreedores y, muy importante, demorar en la medida de posible los pagos para adaptarse a las capacidades económicas de los primeros. Esto, que parece fácil, no obstante, requiere de un trabajo de gestión arduo, enviar toda la documentación en tiempo y forma y solventar incidencias de forma rápida y eficaz para no perder la oportunidad. De ahí la importancia de ponerse en mano de profesionales.

Deja un comentario