Fuentes de agua

Como reducir el uso de plásticos comprando una fuente de agua

El sector del reciclaje tiene muchos frentes. Uno de ellos es de la empresa y el uso del plástico en máquinas expendedoras y dispensadores de agua. En este último caso, las botellas de plásticos y los vasos no suelen ser reciclables, lo que deriva en acumular más desechos con una larga vida de emisiones de CO2 al descomponerse. Una de las soluciones para evitar esto son las fuentes de agua, cada vez más comunes en empresas y centros de trabajo. Hay otra opción más: vuelta al uso del cristal. Revisamos ambas.

El uso del dispensador de agua en empresas

Dispensador de agua corriente

La imagen superior nos ofrece un dispensador de agua, aparentemente igual al que se ha usado durante décadas y cuyo material principal es el plástico. No obstante, hay diferencias.

La primera de ellas es que en este dispensador de agua la propia fuente está conectada al agua corriente, por lo que el depósito de plástico no ha de renovarse como ocurre en otros dispensadores y el ahorro en desechos plástico es enorme.

La segunda es que las empresas están empezando a utilizar jarras y vasos de cristal para evitar, de nuevo, el uso del plástico. De hecho, si nos fijamos bien, estos dispensadores no cuentan con suministro de vasos de plástico. También hay que decir que es posible adquirir depósitos de cristal, lo que hace que el cambio del mismo sea totalmente innecesario en el tiempo.

Una última cuestión a tener en cuenta tiene que ver con la calidad del agua del suministro público. En España, la calidad del agua es muy buena a nivel general. Solo en algunos lugares es preciso una depuración especial. Bien, estos dispensadores de agua cuentan con filtros para realizar dicha depuración y que el agua consumida sea totalmente potable. Además, el dispensador es eléctrico y cuenta con una sistema de refrigeración para que en verano el agua sea fresca.

Fuentes de agua

Fuentes de agua

La segunda opción para evitar completamente el uso de plásticos -tanto en vasos como en botellas- son las fuentes de agua. Como se ve en la imagen, difieren de las fuentes comunes que se pueden encontrar en parques y otros lugares públicos. No obstante, son bien conocidas por encontrarse en hospitales, aeropuertos y, poco a poco, en el sector de la empresa.

Como ocurre con el dispensador de botella, este tipo de fuente puede regular la temperatura del agua y, por supuesto, posee filtros para evitar las impurezas. Al estar fabricadas en acero inoxidable, aguantan mucho en el tiempo, las hay de agua caliente y fría, y también pueden utilizarse para lavarse las manos.

El grifo es similar al de una cocina tradicional -algo más pequeño- y permite llenar un vaso o jarra, o beber directamente del chorro.

Este no es un tema baladí

La sustitución de los dispensadores de agua con botellas de plástico y vasos para beber agua por los comentados no es algo que solo aporte de forma simbólica al reciclaje y medio ambiente. Un ejemplo es la empresa MAPFRE, cuyas delegaciones en España y Portugal (9.000 empleados y consumidores de agua), gracias a la sustitución del 80% de sus dispensadores a otros más renovables, han evitado en uno solo año el consumo de 1.500.000 botellas de plástico y 2 millones de vasos. Solo una empresa y en un año.

Esto da una idea de los millones y millones de toneladas de plástico que se generan año tras año en el mundo a causa de los dispensadores de agua y cuyo impacto en la atmósfera es de millones de toneladas en emisiones de CO2.