Medición mitigación gas radón

Cómo detectar gas radón en tu vivienda

Suena a elemento de laboratorio o central química. Sin embargo, es un gas noble mucho más presente en nuestras vidas de lo que pensamos y que puede tener unos efectos en nuestra salud terribles. Por esta razón, de unos años a esta parte, empresas como RadonAlfa se han empeñado en desarrollar métodos para detectar, medir y mitigar el gas radón en los hogares y espacios como empresas del todo territorio español.

El gas radón puede causar cáncer, entre otros males

Daños a la salud gas radón

El gas radón se produce en el subsuelo, y es en terrenos graníticos donde le es más fácil salir al exterior. Es por esta razón que las concentraciones de radón más altas en España se dan en la mitad oeste: Comunidad de Madrid, Castilla León, Extremadura y Galicia.

Existen diversos estudios, pero uno muy importante es el que ha desarrollado la Universidad de Santiago de Compostela, que coloca a este elemento químico como uno de los causantes del cáncer de pulmón en no fumadores. Esto es debido a la radiación a la que nos exponemos en hogares y empresas y que es emitida (partículas alfa), entre otros elementos naturales, por el radón. Este produce unos isótopos de carácter sólido que se adhieren a las paredes de los pulmones y son los causantes del cáncer de pulmón.

Cómo eliminar el gas radón

Cómo eliminar el gas radón

Como es normal, en espacios abiertos el radón no llega a niveles peligrosos (200-300 Bq/m3), sin embargo en hogares y locales cerrados, y si se filtra desde el suelo, el nivel de radón es un tema a considerar. Por esta razón, ya hay un protocolo para eliminar el gas radón desarrollado por la empresa gallega Radonalfa y que describimos en cuatro pasos:

  • Medición de los niveles de gas radón en estancias cerradas. Se utilizan equipos muy precisos para poder rescatar es estas partículas.
  • Análisis en el laboratorio de la densidad del gas radiactivo.
  • Mitigación del gas radón en las estancias analizadas hasta niveles aceptables.
  • Analizar de nuevo las estancias para cerciorarse de que esos niveles son los adecuados.

Este protocolo se puede aplicar tanto en empresas como en hogares y es bastante accesible económicamente. Su generalización en el tiempo lo hará todavía más asumible.

Revisiones periódicas a partir de 2018

Es tan importante este asunto que ya existe una normativa europea (2013/59/EURATOM, 8 de febrero de 2018) que obliga a los países miembros a mentalizar a la población acerca de este problema y a realizar los cambios necesarios para que existan servicios profesionales con los que poder medir y mitigar la densidad de radón en lugares como empresas y hogares.

A fecha de 2017, un estudio realizado en cientos de empresas de varias comunidades autónomas arrojaron el resultado de que un 27% de estas superaban el máximo de 300 Bq/m3 permitido. Si hacemos caso de los estudios realizados por la Universidad de Santiago de Compostela, en un recinto con un nivel de 200 Bq/m3 ya se corre el peligro de sufrir cáncer.

Aunque la normativa es joven y las empresas que prestan este servicio de medición y eliminación del gas radón todavía son pocas, poco a poco iremos viendo cómo se desarrolla el sector por la importancia que tiene para la salud de las personas, especialmente en ciudades.