Inspección técnica del edificio

Cómo realizar una Inspección Técnica del Edificio

Es de carácter visual, pero realizar ITE tiene una gran importancia para prevenir daños mayores en un edificio o recomendar ciertas prácticas para evitar rehabilitaciones que tengan un gran coste. Vemos en qué cosiste una Inspección Técnica de Edificios, cómo se realiza y sus ventajas.

Que es una ITE y qué consiste

Es de carácter obligatorio en algunas ciudades de España y, según normativa, se debe realizar cada cierto tiempo en edificios con una edad mayor de 50 años, aunque este punto varía según cada Comunidad Autónoma.

La ITE puede realizar de forma parcial o total. En el caso de que la inspección se realice sobre un edificio al completo, el protocolo a seguir es el siguiente:

  • Revisión de los cimientos y la estructura principal de edificios: pilares, muros de carga, etc.
  • Revisión de zonas exteriores como medianeras, fachadas y tejados.
  • Comprobación de estanqueidad.
  • Revisión de instalaciones: eléctricas, cañerías y desagües.
  • Revisión de aspectos que afecten a la salubridad o seguridad de los inquilinos: ascensores, pasamanos en escaleras, etc.

Tras realizar la ITE, el técnico que la lleva a cabo es el encargado de emitir un informe al ayuntamiento sobre la misma. Si es favorable, el edificio no deberá superar otra Inspección Técnica hasta nuevo plazo. Si no la supera, el propio informe determinará quá aspectos hay que mejorar en el edificio, lo cual puede llevar a realizar reformas.

Ventajas de la Inspección Técnica del Edificio

Además de las revisiones ITE por mandato normativo, solicitar una inspección de este tipo tienes unas ventajas para cualquier comunidad de propietarios y es más un inversión que un gasto. Vemos las más interesantes:

  • Se conoce a nivel general el estado del inmueble, lo cual tranquiliza a los vecinos y evita sorpresas.
  • En esas inspecciones se pueden detectar pequeños desperfectos en fachadas, tejados o instalaciones. Si se corrigen a tiempo, se evita un mayor desembolso en reformas a futuro y, sobre todo, previene de daños a personas por desprendimiento u otro mal producido por el deterioro temporal de cualquier edificio.
  • Las normativas cambian y la mejor manera de adaptar el inmueble a las mismas es con la ayuda de un técnico en este tipo de inspecciones.
  • Estos profesionales, además de realizar análisis visuales, también son consultores y pueden ofrecer asesoramiento para solicitar ayudas y subvenciones para afrontar posibles reformas si el informe así lo decide.

Cómo se solicita la ITE

Como en otro tipo de revisiones de este tipo, hay empresas con técnicos colegiados que puede realizar el trabajo y están autorizados para emitir estos informes. La manera de conseguirlos es poniéndose en contacto con alguna de estas empresas para solicitar presupuesto. Este variará en función del estado del edificio, su edad y los datos que pueda poseer.

Tras recibir el presupuesto, se sopesa si aceptarlo o no, para luego -si se decide continuar adelante- permitir al profesional acceder a la finca para que vaya realizando el análisis. Este se puede demorar unas horas o unos días.

Finalmente, si la comunidad de vecinos tiene la obligación de presentar el informe, recibirá asesoramiento del técnico sobre cómo hacerlo. También puede optar por no presentarlo a la autoridad competente (si no está obligado) y guardarlo para informar a los propietarios de los aspectos que se deben mejorar en la finca.

* * *

En cualquiera de los casos, realizar un ITE en un inmueble siempre es recomendable sobre todo para evitar males mayores en cuestión de seguridad de los inquilinos.