Qué son los PLV | Ejemplos de promociones Publicidad Punto Venta en Bilbao

PLV es la abreviatura de Publicidad en el Punto de Venta, aunque también se los denomina POS si se abrevia del inglés Point of Sale. Es decir, cualquier recurso publicitario gráfico o audiovisual instalado en locales, tiendas y demás espacios comerciales y que tiene el objetivo aumentar las ventas entre los clientes es un PLV. En este caso, vamos a centrarnos en las herramientas PLV impresas, para lo que tomaremos como ejemplo la empresa de impresión en rotativa rotoatlantica, cuyos servicios de impresión y ejemplos nos servirán para explicar mejor las opciones publicitarias que existen.

Tipos de recursos publicitarios y gráficos PLV

Todo lo que pueda motivar a los usuarios a realizar una compra o contratar un servicio en lugar físico como los mencionados anteriormente es susceptible de convertirse en un PLV, tanto en formato gráfico como digital y multimedia. Entre los recursos más utilizados e impresos, hay que destacar los siguientes:

Islas y expositoresExpositores de suelo e islas

Los podéis encontrar en centros comerciales, a la entrada de centros de ocio y, sobre todo, en ferias y congresos. Si el expositor incluye una mesa alta, pequeño mostrador o stand se suele llamar al conjunto «isla».  En este caso, se utilizan junto con un comercial o vendedor para hablar de los productos con los usuarios.

Expositores de caja

También hay expositores en forma de baldas de comercio donde se suelen colocar productos con ofertas muy agresivas para producir la venta convulsiva. Los hay de gran tamaño, como los que se pueden encontrar en supermercados, y de menor tamaño en pequeños comercios como farmacias.

En cualquiera de los casos, los tipos de expositores se suelen fabricar en cartón, plástico, madera y metal, dependiendo del peso que tengan que aguantar. Y la fortaleza comercial reside en los mensajes impresos y el propio diseño del expositor.

Displays fijosDisplays fijos y enrollables, y tótems

Otro de los PLV más utilizados son los displays cuya principal función es hacer visible una marca o producto sin más ayuda que un buen diseño e impresión. Los fijos suelen fabricarse en cartón y plástico, y algunos pueden incluir escalones o bases para exponer productos, como el que podemos ver en la imagen.

En el caso de los enrollables, simplemente se compone de un banner (generalmente vertical) y que se puede estirar hasta el suelo donde se afianza gracias a una base metálica.

Por último, los tótems, además de utilizarse en el exterior de empresas para añadir la dirección de la misma o el logo, también han pasado al terreno publicitario cumpliendo una misión similar a la de los display fijos pero sin que se utilicen espacios para colocar productos, excepto, por ejemplo, portafolletos para que los usuarios puedan recoger información.

Su gran tamaño los hace imprescindibles para espacios grandes y se suelen combinar con expositores e islas: el tótem llama la atención y en la isla o expositor los usuarios conocen los productos y los servicios de la marca.

Cubre alarmas para tiendaCarteles y cubre objetos

Decíamos al principio que todo lo que pueda motivar a los usuarios a comprar, sea un elemento publicitario y se ubique en un espacio comercial es susceptible de llamarse PLV. Un ejemplo de ello son las cajas o displays que se utilizan para, por ejemplo, cubrir alarmas a la entrada de un supermercado. Este punto, inevitable para el usuario, permite dar visibilidad a un producto o marca de forma natural y, a la vez, decorar la propia entrada de la tienda.

Otros PLV

Además de los recursos publicitarios para puntos de venta mostrados, hay todavía algunos elementos más que se utilizan a menudo:

  • Caja expositoraLineales con ofertas y promociones.
  • Carteles aéreos.
  • Delimitadores o vallas publicitarias.
  • Cajas de distintos tamaños.
  • Bandejas…

Y así, unos cuantos productos más que se han ido probando durante años y, según su éxito, se utilizan más o menos como PLV.