Qué es el blanqueo de capitales

Infografía Prevención Blanqueo de CapitalesBlanqueo de capitales. Un término, desgraciadamente, muy común en estos tiempos. No digo que en épocas pretéritas no se buscaran las mañas para evitar al fisco, pero lo de hoy —como ocurre también con la distribución de bienes y servicios— se ha globalizado: sociedades de inversión, entidades financieras, comerciantes de joyas y arte, transporte y custodia de fondos, empresas de lotería y azar, terrorismo…demasiado para la buena salud de la economía real y productiva.

En fin, que la cosa, como otras de distinta índole, hay que regularla, darle un toque ético vía Ley de Prevención de Blanqueo de Capitales además de otras leyes y echarle coraje para enfrentarse cara a cara con los grandes y principales defraudadores que nos traen por la calle de la amargura.

Pero, por empezar por el principio, ¿qué es el blanqueo de capitales? Básicamente, y según algunas fuentes consultadas como SEPLAC, significa que un dinero conseguido de forma ilegítima o sin regulación fiscal, por diversos medios, se convierte en dinero legítimo o, al menos parte de él. Es decir, que una actividad económica que debe rendir cuentas al organismo tributario correspondiente o, lo hace a medias, o aunque lo haga de forma completa, el origen de esa masa económica procede de actividades no reguladas por la ley de turno e incluso delictivas según esa propia ley que puede cambiar dependiendo del país.

Una vez asumida esta información, la siguiente pregunta es saber cómo se evita este tipo de movimientos financieros y económicos fraudulentos. De nuevo, consultando fuentes como Conversia —consultores y asesores en este terreno— podemos comprobar que el principal valor para evitar el blanqueo de capitales reside en el acceso a la información —sí o sí— por parte de los organismos reguladores y oficiales a cualquier base de datos informativa y bancaria de una empresa o, incluso, los datos personales de los dueños de la misma sin previo aviso o conocimiento de sus titulares. Estas acciones, en el caso de España, se aprobaron en mayo de 2014 sobre la Ley 10/2010 de Prevención del Blanqueo de Capitales y de la Financiación del Terrorismo, siguiendo unas directivas internacionales para la colaboración conjunta sobre cómo luchar contra este tipo de delincuencia.

Por supuesto, habrá que esperar para ver si las premisas teóricas de tipo jurídico y fiscal se ejercitan correctamente en el terreno y logran que una parte importante del trasiego de divisas, metálico e inventos financieros no regulados o ilegales, recalen en el terreno de la legalidad y hagan el aporte a la honrada comunidad que ésta se merece.

 

Jesús S. Medina

Programador Junior 1991-1993. Técnico informático desde 1993. Diseñador y programador web desde 1998. Administrador de contenidos online, SEO, redactor web y escritor.