Folletos online

Folletos online: un impulso a las ventas por Internet

Desde el nacimiento de Internet, las técnicas publicitarias han ido evolucionando constantemente ¿Qué no ha cambiado con la aparición de los modernos dispositivos electrónicos? Tanto es así que los procedimientos del marketing digital son mucho más estudiados y precisos, algo que ha dado como resultado que las marcas capten un público mayor y las ventas sean mucho más elevadas.

Incluso, las agencias de marketing han puesto en práctica algunas técnicas publicitarias tradicionales, con ciertos cambios lógicos en las formas de presentarlas al cliente. Un ejemplo de esto son los folletos, que antes eran en formato impreso, y ahora, digital. Claramente las estrategias han ido evolucionando y adaptándose a la nueva era tecnológica.

Lidl apuesta por los folletos digitales

Las grandes cadenas de supermercados han dejado de lado la publicidad física para adentrarse en el mundo online, ejemplo de esto, es el Lidl folleto. La empresa, en favor del cuidado del medioambiente, ha reemplazado la publicidad de papel por la digital. El marketing online contribuye a minimizar la deforestación, y es mucho más rápido y efectivo, en cuestión de segundos se pueden ver las ofertas de esta cadena mediante la web ofertero.es desde la comodidad del ordenador.

En Lidl folleto se pueden encontrar rebajas en ropa, artículos para el hogar, alimentos, bebidas y mucho más, es una buena alternativa para ahorrar en las compras cotidianas. Es muy fácil obtener la información de los descuentos, solo hay que suscribirse a ofertero.es y llegarán todas las promociones que tenga la empresa.

Los folletos de Lidl permiten que el cliente pueda comparar el precio real y el descuento.  Muchos de los alimentos se pueden adquirir con un 35% de rebaja, y los artículos de limpieza, como detergentes, tienen hasta un 50%.

La estrategia publicitaria que está utilizando una de las cadenas de descuento más grande del mundo puede tomarse como modelo para los nuevos emprendedores online. Es mucho más económica, es una buena opción de captar la atención de un nuevo consumidor sin tener que realizar una gran inversión en marketing.

Un supermercado alemán de trayectoria

Lidl es una tienda de supermercados de origen alemán con presencia en 29 países de Europa y en Estados Unidos. Esta empresa es líder en descuentos, sus casi 10.000 locales mantienen ofertas todo el año, las mejores del mercado.

En España ya tiene una trayectoria de casi 25 años, y cuentan con más de 550 tiendas ubicadas en las mejores ciudades del país. En los locales no solo se consiguen alimentos, sino también dispositivos electrónicos, ropa, artículos para el hogar, muebles y todo lo que el cliente necesite para su uso diario.

Desde siempre, el supermercado alemán ha querido llegar a todos los consumidores, por eso compite en el mercado con los más bajos precios y productos de calidad, tanto es así que desde hace muchos años presenta sus propias marcas: El Tequito, Italiamo, Realvalle, Bio Organic, Deluxe y otros; también han incursionado en los productos para el cuidado personal. Con todos estos productos y otros de línea infantil han estado en el top de los mejores distribuidores de España.

Cada año, se reinventan como negocio y apuestan por sus marcas para seguir ofreciendo lo mejor a sus clientes y captar nuevos consumidores. El éxito y la trayectoria de la compañía son la constancia y la calidad. 

El e-commerce se fortalece

Hace un par de décadas el comercio online no era tan frecuente como ahora, solo llamaba la atención de algunos consumidores, que mostraban incluso cierto recelo a la hora de realizar una compra. 

Sin embargo, desde hace apenas unos pocos años, el e-commerce ha cambiado y ha ido creciendo paulatinamente, ahora es mucho más poderoso, y cada vez son más los clientes que compran por Internet, así como son muchos más los nuevos emprendedores y pymes que trabajan de forma online. Las estadísticas señalan que los habitantes del Reino Unido son los que más compran vía online, seguidos de los alemanes, que en los últimos años han crecido en la compra mediante el comercio electrónico, y Francia.

España no está en ese podio, sin embargo, es el cuarto en la lista por ventas online de Europa. Según las cifras oficiales otorgadas por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), el país movió más de 28 mil millones de euros en el 2018 y se espera que para el cierre del 2019 duplique la cifra. Tal vez quede entre los tres primeros lugares o siga ocupando el cuarto puesto.