Emprender con franquicias de restauración: cifras y ventajas

Emprender con franquicias de restauración: cifras y ventajas

Una forma de emprender es través es la hostelería, especialmente en España, donde el consumo a pie de calle en bares, cafeterías y restaurantes sigue siendo uno de los motores de su economía. ¿Cómo emprender? Estas franquicias de restauración son un ejemplo de que asociarse con un empresa ya establecida es mucho más productivo que montar un restaurante desde el principio sin marca ni legado o apoyo.

Vemos algunos datos de interés sobre emprender con franquicias de restauración y las ventajas de hacerlo de esta manera.

El aumento del número de restaurantes franquicia

Evolución de redes franquicia España

El modelo de negocio de restauración en España es el siguiente:

  1. Bar.
  2. Cafetería.
  3. Franquicia.
  4. Restaurante, asador, fogón, etc.

En los últimos 4 años, según Cepyme, el número de franquicias es España no ha dejado de crecer pasando de 1.298 redes de franquiciado en 2016 a 1.348 en 2018 . Y la mayoría de esas redes (como Lizarrán) han establecido numerosos locales nuevos. En el caso del restaurante de inspiración vasca ya llegan a casi 300 restaurantes en todo el mundo entrando en el Top 20 de las mejoras franquicias a nivel internacional.

Otro dato interesante es que en el caso de los restaurantes (no bares o cafeterías), en España 1 de cada 5 ya son franquicias. Los datos de la Asociación Española de Franquiciadores estipularon que, a finales del año 2017, España contaba con 74.398 locales tipo franquicia y un total de 278.951 personas trabajando en ellos.

Ahora bien, ¿cuáles son las razones de este éxito? ¿Cuáles las ventajas para que cada día más personas se animen a montar una franquicia? Vemos las más interesantes.

Ventajas de montar una franquicia

Ventajas de montar una franquicia

La primera gran ventaja de todas es que el emprendedor no tiene que crear la marca y la reputación de su negocio, simplemente elegir la franquicia más valorada e intentar mantener esa reputación a base de trabajo y profesionalidad. Es como estudiar y contar desde el principio con una nota de 8, 9 o 10 y esforzarse para mantener esa nota.

La segunda ventaja y muy importante es que, de forma general, montar un restaurante a través de una franquicia es más económico que montar un restaurante desde 0. De hecho, algunas redes cuentan con formas de financiación que permiten emprender con unos 20.000 euros. No hay que olvidar que mercandising, maquinaria, mesas, menús, publicidad y demás recursos para poner en marcha un restaurante son proporcionados por el franquiciado.

También con una franquicia el crecimiento empresarial es mayor y eso deriva en que se consigue un retorno de lo invertido y pasar a balances positivos de forma más rápida. Además, si la propia franquicia tiene un crecimiento y popularidad a nivel general, eso repercute en todos los locales prácticamente sin mover un dedo.

Aunque es verdad que el margen de beneficio de un franquiciado puede ser menor que contar con un restaurante propio, la estabilidad e ingresos suele ser mayor. Invertir en una franquicia es como la inversión financiera a medio y largo plazo, mientras que hacerlo de forma individual implica un mayor riesgo, como invertir en activos variables.

Una última ventaja de emprender con una franquicia es contar la posibilidad de formación actualizada tanto para trabajadores como para gerentes. Esto es importante para cumplir con normativas y ofrecer a los clientes siempre el mejor servicio.