Motivos contar con brand book

¿Cuales son los motivos por los que tu empresa necesita un Brand Book?

Lo expertos en branding o imagen corporativa conocen y utilizan este recurso. Sin embargo, no todas las empresas más allá del marketing y la comunicación, siquiera, conocen de la existencia del brand book y su utilidad.

Vemos qué es exactamente este recurso del branding y por qué toda empresa debería utilizarlo.

Qué es un Brand Book

Brand BookEs lo más parecido al concepto de Libro Blanco en política, donde se exponen los principios básicos de un programa de gobierno. En este caso, el Brand Book es el documento corporativo de mayor importancia a la hora de definir la identidad de marca visual y comunicativa.

Para contar con esta guía para hacer un buen branding, hay que recurrir a una agencia de branding que crea el documento diferenciando dos tipos de contenido: uno para los miembros de la propia empresa, y otro para clientes, proveedores y cualquier otra persona ajena a la misma. Una estructura común para organizar esos contenidos es:

  • Definir los valores y principios principales de la empresa.
  • Establecer su misión.
  • Conceptualizar la marca y su posicionamiento.
  • Definir objetivos a cumplir.
  • Definir la identidad de la marca en los niveles visuales o multimedia, y en el plano de la comunicación.

Unos y otros contenidos, como decíamos antes, pueden estar disponibles para proveedores, para el personal interno o para ambos. Esto implica que pueden existir varias versiones de un mismo Brand Book.

Motivos por los que tu empresa necesita un Brand Book

En este sentido, hay diferencias en los motivos a nivel interno y los de cara al cliente. Empezamos por los primeros.

Es el libro de cabecera de todos los trabajadores y responsables de una empresa para aplicar correctamente la estrategia branding.

La utilidad del Brand Book a nivel interno

Utilidad Brand Book ara empresasMuy importante: un Brand Book en una empresa se convierte literalmente en un manual de identidad corporativa al que los trabajadores pueden recurrir para no olvidar cuáles son los objetivos de una empresa y actuar en consecuencia.

Esa intención corporativa es el pilar fundamental para conseguir uno de los principales atributos de un buen branding: la homogeneidad, la cual sólo se consigue cuando todos los trabajadores y trabajadoras tienen claro e integrado el Brand Book.

Esa unanimidad se percibe cuando se producen documentos físicos u online, se elige el tipo de letra para comunicaciones o en el propio trato y tono hacia en cliente en el envío de Emails, publicaciones en Redes Sociales o atención telefónica.

Como la homogeneidad no es siempre algo común en el funcionamiento de una empresa, lograrla a nivel interno también produce la diferenciación positiva con respecto a otras marcas. Y esto ya tiene una influencia directa en cómo los futuros clientes te ven.

La utilidad del Brand book de cara a las empresas

Ejemplo de buen brandingLa homogeneidad mencionada en la empresa gracias al manual de identidad corporativa es la que logra que el branding de una empresa sea coherente de cara a sus clientes. Es decir, se logra unificar la imagen corporativa tanto en el plano visual (logotipos, colores, isotipos…) como en el verbal o comunicativo.

Gracias a esa coherencia y esa imagen corporativa compacta, las empresas guardarán una buena impresión del negocio. Este aspecto –está demostrado– opera enormemente a la hora de tomar decisiones sobre a qué empresas contratar o comprar. Es lo que se denomina “llegar al Top of Mind” o convertirse en la empresa que primero viene a la mente a los posibles clientes cuando piensan en un producto. Es algo parecido a dar un servicio amable y eficaz, a lo que el cliente siempre responde volviendo a recurrir a él.

Finalmente, si se llevan a buen término los principios que aparecen en el Brand Book, con paciencia y buen trabajo, la empresa llega a convertirse en una “Love Mark” o marca que puede llegar a identificar a todo un producto. Cuando eso ocurre, se produce la deseada fidelización de los usuarios, lo que garantiza la estabilidad de una empresa a largo plazo.