Importancia de saber inglés en el mundo de los negocios

La internacionalización empresarial tiene muchos beneficios, pero también muchos retos. Uno de los más importantes es la adquisición de un buen nivel de inglés, todavía el idioma de los negocios. Bien, en este post vamos a darte algunos consejos para aprender inglés orientado al sector empresa, una especialización muy interesante.

Aprender vocabulario específico

Si echas un vistazo al vocabulario de inglés para negocios te darás cuenta de que es toda una especialidad. Es cierto que deberás aprender gramática y sintaxis general, pero lo importante cuando te comunicas en inglés en negociaciones o compraventa de productos es conocer términos como:

  • Account Departament.
  • Agreement.
  • Balance.
  • Charges.
  • Expenses…

Y muchas otras palabras con las que te toparás en el día a día y cuya comprensión es esencial para evitar malentendidos y arruinar conversaciones o negociaciones.

Cómo aprender ese vocabulario

Es un ejercicio de memorización, por lo que para muchos puede ser una tarea ardua. ¿Qué hacer? Los métodos clásicos como aprender inglés con letras traducidas siguen siendo útiles. Es decir, la idea es relacionar el aprendizaje con algo que te guste o te relaje como puede ser escuchar música. En el enlace anterior tienes cientos de vídeos de canciones y sus letras en inglés y traducidas al castellano. Sólo tienes que escuchar y leer.

Además de aprender cómo se dicen un sinfín de palabras, también aprenderás a pronunciarlas de la mano de los artistas.

Redacción de cartas y documentación en inglés

Otro material esencial para los negocios son los documentos, tanto para comunicarte vía Email con clientes y proveedores como para realizar contrataciones.

En este caso, tienes la ventaja de que ya existen estos documentos creados. De hecho, suelen ser plantillas con frases que se repiten en el mundo de los negocios como el inicio de las cartas:

Dear Sir/Madam,

O al final de las mismas:

Looking forward hearing from you,

Sincerely.

El trabajo por tu parte es conseguir una buena base de datos con esos documentos y simplemente personalizarlos luego a tu sector o negocio cambiando descripciones de productos y servicios, fechas o condiciones de las contrataciones. Requiere trabajo, pero partes siempre de una estructura mínima.

Herramientas de traducción online

Lo ideal es contar con conocimientos suficientes para tener conversaciones online o tener en la empresa a un intérprete. Si estas dos opciones no se cumplen, y de forma temporal, existen herramientas como Skype, que posee traductor oral simultáneo en varios idiomas, inglés incluido.

Es cierto que hay que vocalizar bien y que a veces la traducción no es perfecta, pero puede ser un recurso útil.

Probar intercambios de inglés online

Si quieres agilizar tu inglés, la práctica de la expresión oral es esencial. Puedes hacerlo en cursos específicos o por tu cuenta sumándote a alguna de las plataformas online donde se congregan personas interesadas en aprender idiomas.

La idea es encontrar alguien que quiera aprender español para negocios y, a cambio, te ofrezca conversar y enseñarte inglés orientado al mundo de la empresa. Dado que tu interés es meramente lingüístico, estas plataformas son suficientes para practicar inglés hablado y escrito. Incluso intercambiar documentos que te puedan ser útiles para tu trabajo.

Formarse en una academia específica

El último recurso para formarte en inglés para los negocios es contratar los servicios de una academia que posea cursos específicos de inglés para empresa. Dada la importancia de esta faceta del inglés, hay academias de idiomas que ya cuentan con departamentos y profesores especializados, por lo que es una de las mejores opciones para conseguir un buen nivel. Además, como los cursos se orientan a un tipo de vocabulario y expresiones, se avanza mucho más rápido que si se realiza un curso de inglés general.

Finalmente, a la pregunta de ¿cuánto se puede obtener un inglés para negocios aceptable? Todo depende del nivel desde el que se parte, pero si ya se posee un B2 o First Certificate, y se tienes ganas (o necesidad) de aprender, en tres meses ya se puede contar con conocimientos suficientes para implementar lo aprendido en el día a día de tu actividad empresarial.

Deja un comentario