Cómo despedir a un trabajador y evitar problemas legales

Todos los empresarios quieren generar riqueza y también puestos de empleo y colaborar así con la sociedad. No obstante, hay ocasiones en las que la relación laboral entre empresa y empleado se deteriora y son muchos los empresarios que evitan el despido por temor a ser denunciados o tener que pagar indemnizaciones muy altas. Bien, en este post, y con la ayuda de Forcam Abogados, vamos a desglosar algunos consejos para afrontar este difícil trance para una empresa y hacerlo con garantías.

Las precauciones comienzan en la redacción del contrato

Despacho de abogados en BarcelonaDesde su despacho abogados Barcelona, Forcam Abogados recuerdan que las primeras cautelas se toman desde el mismo momento de redactar el contrato. Y esas precauciones tienen que ver con los siguientes aspectos:

  • Optar por el contrato temporal, al menos en los primeros dos años hasta que el trabajador o trabajadora muestre su compromiso con la empresa y capacidades para su puesto. De esta manera, cuando se cumple el periodo pactado de contrato, no es necesario el despido por parte de la empresa, sólo la finalización natural del contrato. También es importante que a la finalización del contrato temporal, si se quiere continuar con la relación laboral, se realice otro nuevo contrato. De otra manera el anterior no renovado podría convertirse en un contrato laboral en fraude de ley.
  • Si el contrato es indefinido, es importante incluir cláusulas objetivas por las que se puede despedir a un trabajador como por: bajo rendimiento, incumplimiento de horario, etc. También dejar claro las razones por las que se puede aplicar un despido disciplinario, el cual evita a la empresa pagar una indemnización y avisar con antelación de 15 días de la interrupción del contrato.

Antes de hablar con el trabajador, contactar con abogados laboralistas

Si, por las razones que sean, se decide despedir a un trabajador o trabajadora, aunque el contrato haya sido redactado con todas las precauciones, como recomiendan en Forcam Abogados, abogados expertos en derecho laboral, es importante acudir a una asesoría legal especializada para preparar los trámites.

Con ello se consiguen evitar malentendidos o cometer errores de forma que conviertan el despido en nulo delante de un juez si el trabajador o trabajadora demanda a la empresa.

Gestos de buena voluntad: comunicar el despido lo antes posible

Además de cumplir con la ley y para poder finalizar la relación laboral con el trabajador de la manera más amistosa, se puede conceder al empleado un periodo mayor del estipulado por normativa para abandonar su puesto de trabajo. Con ello se facilitará al trabajador que pueda buscar otro empleo y el despido se realice de forma más cordial.

Evitar entrar en negociaciones

Si el contrato se ha redactado bien y las razones por las que se despide al trabajador son objetivas o, en el peor de los casos, se ha aplicado un despido disciplinario, es importante no abrir la puerta a negociaciones.

Por eso, la reunión con el trabajador para comunicarle el despido y empezar con los trámites tiene que ser educada y concisa, evitando rodeos y exponer las razones del despido con respecto y objetividad. Además, es importante contar con algún testigo de la empresa en la reunión para evitar conflictos en caso de malentendido.

Centrarse en los pasos a seguir del proceso de despido

Recordemos que en un procedimiento de este tipo, los errores de forma pueden abrir huecos para que el trabajador o trabajadora pueda impugnar el despido. Es decir, la empresa puede tener toda la razón es su mano, pero durante el proceso de despido ha cometido errores.

Por esta razón es importante dejar que los abogados especialistas o el departamento de Recursos Humanos se haga cargo de todo el procedimiento y de forma pulcra.

No entrar a valorar moralmente al trabajador o sus capacidades

Es cierto que para despedir legalmente a un trabajador se debe justificar ese despido, pero eso no implica que haya que entrar en cuestiones personales ni degradar al trabajador. Además de que esa actitud puede desembocar en un conflicto con el trabajador, las leyes son muy estrictas al respecto para con la empresa y el uso de términos degradantes contra sus trabajadores.

* * *

Como decíamos al principio, ninguna empresa quiere despedir a sus trabajadores. Todo lo contrario, quiere se integren en su compañía y participen del éxito de esta. No obstante, se dan situaciones de conflicto o elecciones de trabajadores que, posteriormente, no cumplen con sus funciones como se esperaba, por lo que hay que tomar la decisión de despedirles. Y al tomar esa decisión, mejor estar bien asesorado y preparado con la ayuda de profesionales del derecho laboral.

Deja un comentario