Cómo lograr éxito ferias comerciales

Claves para lograr el éxito en las ferias comerciales

Las ferias comerciales han sido durante muchos años prácticamente el evento más importante para muchísimas empresas. Esto se debe a que son una fuente muy importante de contactos y de clientes. A pesar de que son innumerables los negocios que siguen sumándose año tras año a estas ferias, son un evento que está disminuyendo su fama por un competidor que parece invencible, el Internet. El caso es que aunque es cierto que Internet tiene unas estrategias y recursos muy buenos para llamar la atención y para captar clientes, no es imposible hacerle frente, y son varias las empresas que se atreven a entrar en la lucha y también consiguen captar a miles de clientes y contactos con métodos que siguen siendo eficaces, como las banderolas publicitarias. En esta ocasión vamos a hablar de lo que necesitamos para sacarle el máximo partido a las ferias comerciales, así que empecemos por el principio.

¿Cómo prepararlas?

Para preparar una feria comercial debemos tener en cuenta un número muy alto de variables, pero podemos asegurar que si las cubrimos todas, obtendremos unos beneficios que valen la pena. Para obtenerlos tenemos que asegurarnos de pasar por:

  • Análisis y planificación. El análisis tanto del entorno y los competidores, como de los clientes potenciales y objetivo es crucial. De esta forma obtenemos la información necesaria para ajustar nuestra estrategia a quién nos dirigimos, y así poder contar con artículos o regalos promocionales a medida.
  • Objetivos claros. Marcar unas pautas de actuación determinadas y enfocadas a objetivos claros y alcanzables es importantísimo para un buen ritmo y calidad de trabajo.
  • Captación de clientes. La captación de clientes es una de las áreas más beneficiosas porque básicamente atrae nuevos compradores. La forma de atraerlos tiene que ser adecuada según nuestro negocio y el tipo de cliente, y para ello hay distintos métodos entre los que elegir. Unos de los más empleados suelen ser las banderas personalizadas, pero hay muchos más métodos, como los luminosos, las pantallas o los roll ups.
  • Información comercial. Es crucial tener preparada la información más relevante para que no se queden nunca palabras en el tintero. Si surgen dudas, hay que saber responderlas, y si el cliente pide información, hay que saber cuál y cómo dársela.

Sé un buen anfitrión

Para que una fiesta vaya bien, no basta solo con organizar, también hay que estar pendiente de su desarrollo. Aquí pasa igual, la actitud que tomemos durante las ferias determinará en gran medida los resultados que obtendremos de la misma, de forma que tenemos que tener cuidado con lo que mostramos.

  • Personal adecuado. El personal que tenemos que escoger de cara al público, debe de ser polivalente y asertivo, de manera que pueda atender a varios tipos de clientes. Esto asegura tanto una mayor captación, como una mejor fidelización de los clientes que ya tenemos.
  • Imagen. Cuidar la imagen de la empresa es uno de los temas que más preocupa a casi todas las empresas, y su preocupación está justificada. Debemos cuidar los detalles tanto del trato con los clientes como del funcionamiento en sí de la empresa que se muestra a los demás.
  • Objetivos. Tener claros los objetivos durante estos eventos es obligatorio. Debemos trabajar por aquello que se propuso, intentar conseguir cerrar acuerdos con clientes objetivo, y abrir relaciones con clientes potenciales.

Haz que quieran volver

Hay economistas que afirman que el mejor cliente, sin duda, es el que vuelve. Tenemos que asegurarnos de que los clientes vuelven a confiar en los servicios o los productos de nuestras empresas. Uno de los gestos que marcan la diferencia en materia de captación de clientes es el servicio post feria. Intentar retomar la relación con un cliente, por medio de preguntas de control o la propia oferta de mejores o nuevos servicios y productos, hace que el cliente siga con nuestra idea metida en la cabeza durante más tiempo. Igual sucede cuando se plantean reuniones periódicas, que sirven para apretar lazos cada vez que se aflojan.

Las ferias comerciales son un evento al que se le puede sacar mucho y muy buen provecho, pero tenemos que saber gestionarlas bien porque podrían llegar a ser determinantes.