Cómo ahorrar en la factura luz teletrabajo

Cómo ahorrar en la factura de la luz si teletrabajas

La diferencia en gastos de luz y electricidad entre una persona que trabaja en casa y otra que no, puede ser muy grande, casi del doble. Hay que tener en cuenta que el uso de calefacción y aire acondicionado sube mucho la factura y, en caso de teletrabajar, no queda más remedio que aclimatar la estancia donde se tiene el despacho o zona de trabajo. Sin contar, claro el uso de dispositivos electrónicos y durante muchas horas.

Así, para poder ahorrar unos cientos de euros al año, es importante seguir estos consejos.

Utilizar la mejor tarifa de luz

Afortunadamente, cada día hay más tarifas de luz que se adaptan a las necesidades de cada persona. Es importante por ello elegir bien la compañía y la tarifa con menor precio para el consumo diario, que es cuando se teletrabaja.

Si vives en una zona fría, los inviernos supondrán un fuerte gasto en calefacción. Si cuentas con calefacción con acumuladores que se recargan por la noche, las tarifas con descuentos nocturnos son las mejores.

También en verano es importante ventilar la casa por la noche o por la mañana, cuando no hace calor y evitas así que tu casa se caliente demasiado y tengas que encender el aire acondicionado.

Mueve tu espacio de trabajo para ahorrar energía

Además de lo dicho, para reducir en invierno en gasto de calefacción, si tienes la posibilidad, trabaja en una habitación con orientación sur. Recibirás más horas de sol y por lo tanto encenderás más tarde la calefacción.

Al mismo tiempo, en verano si cambias a una estancia con menos exposición al sol también te ahorrarás en aire acondicionado.

Optimiza el uso de tu dispositivos electrónicos

Es posible que trabajes con un ordenador y dos pantallas, o dos ordenadores, además de tu smartphone. Aunque estos dispositivos no gastan tanta electricidad como un equipo de aire acondicionado, los usarás durante muchas horas. Para reducir al máximo el gasto es importante tomar una serie de medidas:

  • Sólo encender los dispositivos que realmente utilices.
  • Desconecta totalmente los equipos cuando no los uses. Esto implica también desenchufarlos.
  • Apágalos durante el día un par de veces para que se enfríen. Tenerlos siempre encendidos hace que se calienten demasiado y el ventilador del ordenador gaste más energía.

Ubícate en zonas iluminadas y utiliza bombillas de bajo consumo

Otro aspecto muy importante es el gasto en luz para iluminar tu estancia. Si tienes la posibilidad de tener tu espacio de trabajo frente a la ventana, mucho mejor ya que con la iluminación natural más la de las pantallas de los ordenadores, aguantarás sin encender la luz hasta el ocaso.

Por supuesto, utiliza bombillas debajo consumo al menos en la estancia de trabajo.

Cocina para varios días

Como teletrabajas, también comes en casa y tendrás que cocinar. Si tienes vitrocerámica, dado que gasta bastante energía, intenta cocinar para varios días. También es importante que aproveches el calor de la misma incluso cuando la apagas. Es decir, si por la mañana te preparas un te en una tetera y utilizas la vitrocerámica, al apagarla puedes colocar una olla a presión con comida dentro. Los minutos que demora la vitrocerámica en enfriarse sirven para que se cocine un poco la comida.

Hazte también con un microondas para recalentar las cosas. Gasta mucha menos energía que calentarlas con la vitrocerámica.

* * *

Estos consejos pueden parecer insignificantes, pero no lo son. De hecho, te permitirán reducir la factura de la luz en un 30% o 40%, algo a final de año pueden pagar tus vacaciones.