Mucho gasto y poco retorno: así son hoy las campañas publicitarias en televisión

Encontrar la estrategia de marketing que permita que las campañas publicitarias tengan un elevado impacto y consiga un positivo retorno es el sueño de toda marca. Lamentablemente, no es tarea fácil y las empresas deben comprender cómo funciona su mercado y en qué se están equivocando, en lugar de simplemente buscar el camino hacia el éxito.

Una de las estrategias más efectivas y más utilizada en los últimos años han sido las campañas en televisión. Sin embargo, la televisión se ha convertido en el medio menos efectivo en términos de costes, pues la televisión se lleva un 33% aproximadamente de la inversión que hacen las marcas y no aporta una cifra equivalente de retorno. Y no sólo eso, sino que la televisión ha pasado de ser una primera opción de entretenimiento para la mayoría de los usuarios, a una opción por detrás de otros medios como Internet.

Y es que, los consumidores interactúan cada vez más con los medios de comunicación, siendo Internet el favorito de los españoles a la hora de buscar entretenimiento. El consumo cada vez mayor de este medio para el visualizar los propios programas de televisión, lectura, redes sociales o juegos online explica el desplazamiento de la televisión como opción prioritaria de entretenimiento. Por ello, muchas empresas han visto el gran potencial de este medio y la necesidad de cambiar sus estrategias para unos resultados mejores.

Cambio en las estrategias de marketing

Las campañas de productos han sido de las primeras en decidir anunciarse online, visto el aumento de las compras a través de Internet. Atrás quedan las campañas de detergentes u otros productos domésticos que se solían ver en la publicidad de cualquier canal televisivo, pues muchas de estas empresas destinan desde hace un tiempo gran parte de su presupuesto en campañas online a través de banners en páginas web o en redes sociales.

Es más, Internet ha abierto las puertas a nuevos medios en los cuales invertir y obtener un buen retorno es posible de manera sencilla. Se trata de las redes sociales y de la publicidad a través de influencers, cada vez más usadas por usuarios de todas las edades que se han llenado en los últimos años con publicidad de todo tipo. No sólo los productos tienen su espacio aquí, sino también los servicios incluidos como no, los de entretenimiento.

Un claro ejemplo se ha visto en las plataformas de juegos de azar, acostumbrados a anunciarse de manera masiva en los espacios publicitarios de televisión han pasado a formar parte del mundo de las redes. En el último año la mayoría de sus campañas han sido online e incluso a través de influencers conocidos, una estrategia que aporta más cercanía y mayor efectividad en términos económicos. Este tipo de plan suele centrarse en anunciar de manera natural los bonos sin deposito y otro tipo de bonos disponibles para que el usuario de esta manera quiera probarlos y sienta la confianza de hacerlo a través de un idolo.

Una nueva era en el área de marketing

Sin duda, las redes han revolucionado la manera de hacer marketing y la forma en la que se anuncia un producto a día de hoy. Y no es para menos, pues actualmente el 82% de los internautas utiliza redes sociales y el engagement de las marcas en redes está muy por encima del 58% en plataformas como Facebook o Instagram, siendo ésta última la más efectiva.

Esto acaba sólo de empezar, pues se predice que los presupuestos para el marketing en las redes podrían incluso duplicarse en los próximos 5 años. Y aunque solo un 30% de las empresas tienen una estrategia de social media, lo cierto es que será algo imprescindible para mantenerse en el mercado a corto plazo.

Y no es para menos pues según ciertos estudios, el 46% de los usuarios de Internet miran las redes sociales cuando hacen una compra y las empresas con una alta actividad en este medio consiguen incrementar sus ventas un +18% aproximadamente. Un dato sorprendente y curioso que confirma como la televisión es un medio que está quedando muy atrás en esta nueva era del marketing.

Deja un comentario