Averías comunes de una caldera

Existen varios tipos de calderas: de condensación, de pellets, de gasoil y de gas. Las dos últimas son las más utilizadas y, por lo tanto, las que mayor porcentaje de averías suelen reportar. Nuestra intención no es crear una guía sobre cómo solucionar estos problemas, sino hablar de las averías más comunes. Eso sí: al final del post dejamos un enlace a profesionales de la fontanería en Madrid para solucionar las dificultades que puedas tener si posees una caldera.

Fugas en la instalación y baja presión

Tanto si tu caldera es de gas como de gasoil y tienes instalado un sistema de calefacción por radiadores de agua, este es un problema común. Comienza cuando empiezas a notar que los radiadores no calientan como deben o el agua caliente de la ducha sale templada, incluso con el grifo de agua fría totalmente cerrado.

Una de las razones por las que esto ocurre es porque la instalación tiene fugas y eso hace que la combustión del gas o el combustible que utilices no generen la suficiente temperatura y presión.

Aunque fuera otra la razón de la falta de presión, una vez se detecte, es importante contactar con fontaneros para evitar que la cosa vaya a peor.

Rotura de piezas

Además de las fugas en conductos y tuberías, las instalaciones de calderas cuentan con varios aparatos que hacen que el sistema no funcione de forma correcta. Y estos pueden ser algunos de los problemas:

  • Avería en la placa electrónica. Actualmente, la mayoría de las calderas están digitalizadas en base a una placa, la cual puede fallar. Estamos hablando, como ocurre en cualquier aparato electrónico, de sobrecargas eléctricas que pueden quedar elementos de la placa o corrosiones de los mismos.
  • Rotura o mal funcionamiento del Sensor o Presostato. Son dos de los aparatos que controlan precisamente la presión del agua. Además de las fugas en la instalación, el malfuncionamiento de estos dos aparatos pueden ser también las razones por las que baje la presión.
  • Bloqueo en la bomba. La recirculación del agua generalmente está propiciada por una bomba, la cual se puede bloquear o padecer un daño electrónico en el cableado o los sensores.
  • Falta de encendido. Las calderas necesitan un punto de encendido y este depende de varios dispositivos como el fluxómetro, la válvula o el termostato. Estos aparatos se pueden averiar y dificultar el encendido.

Atascos en la salida de humos

El trabajo de desatascos de los fontaneros es variado, y uno es solucionar las obstrucciones que se producen en los conductos de entrada y salida de las calderas. Como los de salida son los que acumulan más humo, impurezas y también suelen estar –en parte– a la intemperie, son foco de atascos.

Además de poder producir calentamientos en las instalaciones, este tipo de problemas puede provocar serios daños en la salud de los inquilinos de un hogar, una empresa o un establecimiento turístico. Esto se debe a que si los humos no pueden salir por los conductos, vuelven hacia atrás y salen por donde pueden. A veces por las propias instalaciones del usuario.

Alvaro e hijosTanto para los problemas anteriores como este último, si busca una empresa de desatrancos urgentes en Madrid, no dudes contactar con Álvaro Fontaneros, con servicio 24 horas. Entra en su web para saber más información.

Deja un comentario