Cuándo ir a un psicólogo: el mejor momento para recibir su ayuda

Heroicamente PsicologíaEn la mayoría de los casos los cambios emocionales y anímicos suelen ser temporales y tienen su origen en problemas externos. No obstante, es importante estar alerta para evitar que lo que es una mala racha no se convierta en un problema crónico. Para evitarlo, en Heroicamente Psicología han escrito una guía muy buena si te preguntas cómo saber cuándo ir al psicólogo. Te resumimos los aspectos más interesantes y útiles de esa guía que también puedes leer completa haciendo clic en el enlace anterior.

Cuando pierdes la estabilidad emocional y no sabes por qué

Somos seres complejos y a veces, aunque pensemos que lo tenemos todo bajo control, aparece un malestar general de origen incierto que nos impide disfrutar del día a día.

Además de recurrir a otros especialistas para descartar una enfermedad de carácter físico, ese puede ser un buen momento para acudir a un psicólogo, exponerle tus sensaciones y pensamientos, y averiguar que mal padeces. El conocimiento del mismo es el principio de una próxima recuperación.

Tienes problemas a nivel profesional

En el caso de los emprendedores es muy común que, después de apostar por un proyecto, dejarse la piel en él, si no se alcanzan los objetivos previstos, aparezca la frustración. Lo cual deviene en una general falta de motivación para emprender otras empresas.

Dada la importancia que tiene el trabajo en nuestras vidas, es importante buscar algo de apoyo para clarificar las ideas, retomar la ilusión y resetear para empezar con fuerza nuevos proyectos.

Te estresas más que los demás

Dos personas pueden tener una vida más o menos igual: cuidan de la familia, trabajan, tienen una hipoteca… en fin, esas cosas que llamamos responsabilidades. Sin embargo, lo curioso es que, en muchas ocasiones, hay personas que se estresan más que otras y eso afecta a su vida personal y profesional.

¿Qué hacer? Los psicólogos están preparados para ayudarte a analizar las cosas con distancia, a que aprendas a priorizar lo importante y a dejar de preocuparte por las cosas para empezar a “ocuparte” y darles solución.

Aparecen las adicciones

Este tipo de problema tiene dos efectos negativos: el psicológico y el físico. La razón por la que, poco a poco, empezamos a comer más, beber o, en el peor de los casos, tomar drogas suele ser un problema emocional que intentas cubrir con el consumo desmedido de comida, alcohol o estupefacientes.

¿Qué puede hacer un psicólogo por ti? Descubrir la raíz de ese problema emocional para empezar a solucionarlo y que las consecuencias negativas del mismo (las adicciones) vayan remitiendo.

¿Y si no quiero reconocer que tengo un problema psicológico?

No aceptar que se tiene una adicción, que el carácter se agria o que ya no eres la persona que eras antes, en sí, ya es un aspecto a tratar con un psicólogo. No obstante, históricamente, a las personas que padecen trastornos psicológicos o psiquiátricos se les han tachado de “locos” y no quieres que familia o amigos te vean de esa manera.

Así, para dar ese primer paso y concertar una visita con un especialista puedes consultar a familiares o amigos que ya hayan utilizado este servicio. En muchos casos, descubrirás que personas integras, seguras de sí mismas y con una vida plagada de éxitos, son asiduos de las consultas psicológicas que utilizan como apoyo o casi como coach para precisamente exprimir al máximo la vida.

* * *

En fin, estos son sólo algunas de las situaciones en las que no está de más acudir a un psicólogo o psicóloga para recibir apoyo y superar el mal que padezcas. Te recomendamos leer la guía que hemos utilizado como fuente para profundizar un poco más en este aspecto. Seguro que encuentras información de utilidad.

Deja un comentario

Hosting WordPress