Cómo ser un buen gestor inmobiliario

Cómo ser un buen agente inmobiliario

La de agente inmobiliario es una profesión que, hoy, si se desarrolla con algunas pautas podría ofrecer una alta rentabilidad. Tras el parón provocado por la crisis del COVID-19, los servicios y profesionalidad de un agente inmobiliario serán más necesarios que nunca. Si bien, el precio de la vivienda presumiblemente bajará; serán muchas las personas que necesiten vender su inmueble; y muchas otras las que consideren el momento como el ideal para comprar. En ambos casos, la operación será mucho más efectiva si se cuenta con el asesoramiento de un agente inmobiliario.

Ser  agente inmobiliario es una posibilidad atractiva si trabajas bien en el mercado. ¿Qué hacer para convertirte en agente inmobiliario?  Como en cualquier negocio, la intermediación inmobiliaria conlleva riesgos, requiere dedicación y aptitudes e incorpora una serie de restricciones legales.

En este sentido, el modelo de negocio que ofrece REMAX para sus asociados ofrece importantes ventajas con respecto a agentes que trabajan en inmobiliarias tradicionales u otras redes de franquicias

¿Qué características debe tener un agente inmobiliario?

  • Espíritu Emprendedor. El agente inmobiliario de REMAX desarrolla su propio negocio, con el apoyo del Broker o gerente, la central franquiciadora y el staff de su oficina; lo que se traduce en los mejores servicios para el agente inmobiliario. De hecho, podríamos afirmar que REMAX es una empresa de servicios para el agente inmobiliario; contando a su disposición de multitud de recursos (formación, tecnología, herramientas de marketing, posicionamiento etc…) que le llevarán a generar su propio negocio de éxito dentro del sector de la intermediación inmobiliaria.
  • Vocación de servicio y empatía. Para obtener buenos resultados, un agente no puede trabajar con muchos clientes a la vez. Y es que, la máxima de su trabajo ha de ser siempre la disponibilidad y el servicio personalizado para sus clientes; de ahí que sea importante realizar un exhaustivo trabajo con cada uno de ellos, algo que es imposible si se cuenta con un número excesivo de clientes. Por ejemplo, en REMAX, siempre se recomienda a los agentes que no trabajen con más de 10-15 propiedades a la vez, asegurando así el servicio con cada uno de los propietarios o clientes.
  • Gran conocer del mercado inmobiliario. El mercado inmobiliario está siempre en constante evolución; de ahí que sea vital que un agente inmobiliario jamás deje de formarse y adaptarse a las coyunturas del mercado. Es la única manera de ofrecer un servicio íntegro a sus clientes y con las mayores garantías de éxito. En el caso de los agentes REMAX, estos cuentan con una escuela de formación propia, Escuela REMAX, donde acceden a formación de vanguardia adaptada a cada situación del mercado.

Muchos profesionales españoles están dando el salto hacia el sector inmobiliario y REMAX es la mejor alternativa del mercado: sus Agentes producen el doble y ganan el triple que los agentes de otras inmobiliarias. La experiencia de REMAX, la formación que ofrece, las sinergias de la red y las máximas comisiones permiten que, aún en tiempos de ralentización del sector, la media de operaciones por oficina crezca mensualmente.