Revisión completa de coches de segunda mano: guía para comprar sin riesgos

Comprar un coche de segunda mano puede ser una excelente alternativa para adquirir un vehículo a un precio más accesible. Sin embargo, es fundamental realizar una revisión completa del vehículo antes de realizar la compra, para evitar sorpresas desagradables y costosas reparaciones en el futuro.

En cuanto a dónde realizar esa revisión, haz clic para conocer los servicios de un buen taller en Sevilla. Y si quieres saber un poco más sobre cómo evitar riesgos de comprar un coche usado con problemas, continúa leyendo.

Consecuencias de adquirir un coche de segunda mano con problemas

Las consecuencias de comprar un coche con problemas mecánicos o legales pueden ser graves, tanto a nivel económico como personal:

  • Problemas mecánicos: Como reparaciones costosas, averías inesperadas o riesgos para la seguridad vial.
  • Problemas legales: Documentación falsificada, multas pendientes y hasta el embargo del vehículo.
  • Pérdida de tiempo y dinero: Gastos en reparaciones, trámites administrativos o la necesidad de búscar un nuevo vehículo.
  • Malestar y frustración: Sentimiento de engaño, pérdida de confianza en el vendedor.

Quién debe realizar la revisión del coche

Todos los coches, usados o nuevos, deben pasar la revisión anual de la ITV, por lo que, en el momento de la venta, la documentación del vehículo debe estar en orden. No obstante, el comprador también puede querer realizar un inspección por su cuenta antes de la compra. Esto lo debe permitir el vendedor y el coste de la revisión corre a cuenta del comprador.

Además, para garantizar una revisión profesional e imparcial, se recomienda acudir a un taller o a un servicio de revisión especializado en coches de segunda mano que cuente con la experiencia y las herramientas necesarias para evaluar el estado del vehículo en profundidad.

Qué se revisa en un coche de segunda mano

Hay diferencias con respecto a la revisión de un coche nuevo. En los de segunda mano se deben abarcar los siguientes aspectos.

Aspectos mecánicos del vehículo

  • Estado del motor: Funcionamiento de la compresión, fugas, ruidos extraños.
  • Funcionamiento de la transmisión: Cambios de marcha, embrague y la caja de cambios.
  • Eficacia del sistema de frenos: Tanto de los delanteros y traseros como de las pastillas y los discos.
  • Estado y con condición de la suspensión y amortiguadores.
  • Revisión de los niveles de aceite, el líquido refrigerante y otros fluidos.
  • Estado de la correa de distribución y otros elementos críticos.

Estos aspectos son los más importantes porque son los que más sufren en el funcionamiento de un coche y los esenciales para que funcione.

Estado de la carrocería y pintura

Desde el punto de vista estético, de la seguridad y también para cumplir con la normativa vigente, la revisión de los coches de segunda mano también incluye:

  • Búsqueda de daños, abolladuras, óxido o corrosión.
  • Verificación de la uniformidad de la pintura y posibles repintados.
  • Revisión de las lunas, faros, pilotos y espejos retrovisores.
  • Estado de los neumáticos (desgaste, presión, alineación).

Funcionamiento del sistema eléctrico

Aspectos también muy importantes son los siguientes:

  • Arranque del vehículo y funcionamiento del motor eléctrico.
  • Estado de la batería y sistema de carga.
  • Funcionamiento de las luces, intermitentes, elevalunas y otros componentes eléctricos.
  • Verificación de posibles fallos o errores en el sistema electrónico.

Kilometraje y historial del vehículo

Por último, otros elemento a revisar son cuestiones de índole legal y la propia historia del vehículo:

  • Verificación del kilometraje real del vehículo a través del cuadro de instrumentos y libro de mantenimiento. Desgraciadamente, suelen existir trucajes en este sentido.
  • Solicitud de un informe del historial del vehículo (DGT, Carfax, etc.) para verificar posibles accidentes, embargos o cargas.
  • Revisión de la documentación legal del vehículo (permiso de circulación, tarjeta de ITV, etc.).

Beneficios de la revisión para los compradores

Realizar una revisión completa del coche de segunda mano ofrece una serie de ventajas para los compradores:

  • Garantía de un vehículo en buen estado: Reduce el riesgo de averías y reparaciones costosas.
  • Compra segura y sin riesgos: Protege al comprador de posibles fraudes o problemas legales.
  • Negociación del precio con mayor información: Permite conocer el valor real del vehículo y negociar un precio justo.
  • Tranquilidad y confianza en la compra: Mayor seguridad y satisfacción al adquirir un coche de segunda mano.

En definitiva, la revisión completa de un coche de segunda mano no deja de ser una inversión en muchos aspectos. Sobre todo, para alargar la vida del vehículo el mayor tiempo posible.

Deja un comentario