5 claves para redactar contenidos optimizados para SEO

Son una mezcla de periodistas y expertos en marketing digital. La web –y especialmente los buscadores- han convertido a los redactores de contenidos en una evolución del clásico redactor. ¿Cuál es la razón? Ya no sólo hay que redactar bien, también hay que buscar que ese texto posicione bien para conseguir visitas de las llamadas orgánicas: un usuario utiliza un criterio de búsqueda en Google y el buscador devuelve textos optimizados “correctamente” para SEO.

El término entrecomillado tiene que ver con la utilización de una serie de técnicas para redactar contenidos optimizados para SEO que pasamos a desglosar.

Uso moderado y variado de las palabras clave

En cuanto al uso moderado de las palabras clave, casi podríamos ponernos aristotélicos. Es decir, no se trata ni de pasarse incluyendo la palabra o palabras clave por las que queremos posicionar el texto ni tampoco, de hecho, no incluirla.

En este sentido, hace años se manejaban unos tantos por cientos en la densidad de las keywords en los textos. Esos % ya no son tan fiables ya que, especialmente Google, ha impuesto la web semántica. Esta característica provoca que el buscador también tenga en cuenta los sinónimos entre términos de búsqueda del usuario y las keywords de los textos.

Por la razón anterior, también es recomendable utilizar variaciones de las palabras clave. A propósito del título de este artículo: “redacción de textos SEO” u “optimización SEO de contenidos” son dos ejemplos útiles.

Escribir para el usuario y no para el buscador

Todavía hay personas que insisten en crear contenidos con palabras clave que contienen errores ortográficos, gramaticales y sintácticos. Es posible que esa estrategia todavía funcione, pero todavía lo es más que, a ojos de los buscadores, hagan perder el efecto SEO al texto.

Por supuesto, la mala impresión que crea en el usuario es todavía peor y las posibilidades de que comparta el contenido se reducen.

Legibilidad

Este aspecto tiene que ver tanto con agradar al buscador como al usuario. En el caso del buscador, éste tiene suficiente capacidad para analizar y contar cuantas palabras tiene una frase, frases un párrafo o detectar viñetas y otros recursos de organización del texto.

Si hablamos del usuario, una buena legibilidad permitirá que la lectura del texto sea más cómoda y asimile mejor el contenido.

Ahora bien, ¿cuáles son las cifras recomendadas para que un texto sea legible? Siempre habrá diferencias al respecto, pero estas son las más recomendadas:

  • Frases de no más de 25 palabras. El uso de frases largas es mejor dejarlo para la literatura.
  • También se recomienda estructurar el texto en párrafo de no más cinco líneas.
  • Muy importante: uso de encabezados para ordenar y segmentar el contenido.

Especialización temática

Si queremos que un texto se comparta en redes o se enlace desde otras páginas web –lo cual contribuye de forma esencial al linkbuilding–, el contenido tiene que ser de calidad. Y para ello, no hay otra solución que conocer el tema del que se habla y posea vocación de informar al usuario.

Así, tarde o temprano, el texto se difundirá en otros sitios o se actualizará con los comentarios de los usuarios, lo cual mejora los rankings.

SEO on Page

Terminamos este repaso a algunas de las prácticas recomendadas para crear un texto optimizado SEO hablando de aspectos técnicos. Puedes ser que el propio redactor de contenidos también administre el blog o la web donde se publica el texto. En cualquier caso, el trabajo SEO on Page se basa en:

  • Incluir la palabra clave en el campo Título (Etiqueta Title en el código HTML).
  • Aunque tiene más un efecto en el usuario, utilizar un sinónimo de la palabra clave en el campo descripción (Etiqueta Description en el código HTML) también ayuda.
  • Para los encabezados del texto, utilizar las etiquetas H1, H2, H3…
  • Utilizar la palabra clave o variantes en al menos un encabezado.
  • Finalmente, utilizar las etiquetas <p> para párrafos, <li> para etiquetas y demás recursos HTML para que los buscadores indexen correctamente el contenido y puedan posteriormente detectar los aspectos SEO con facilidad.

* * *

Nada más por nuestra parte. Sólo decir que la optimización de los textos a nivel SEO ha cambiado a lo largo del tiempo, y se espera que siga haciéndolo. Ese dinamismo ha convertido a la redacción de contenido web en toda una especialidad profesional.