En qué consiste la figura de un procurador y cómo puede ayudarme

En qué consiste la figura de un procurador y cómo puede ayudarme

El término procurador es muy utilizado en nuestro día a día, especialmente cuando no vemos envueltos en procesos judiciales. Pese a ese conocimiento del término, ¿sabemos qué es realmente un procurador y el trabajo que realiza? Con la ayuda de este despacho de procuradores en madrid vamos a ver cuáles son sus funciones y cómo puede ayudarte.

Qué es un procurador

Es también llamado procurador de tribunales porque ese es su ámbito de actuación. Junto con los abogados, el procurador se encarga de representar a los ciudadanos durante el proceso judicial realizando labores más administrativas y de protocolo documental. Algunas de sus funciones son:

  • Hacer el proceso judicial más comprensible.
  • Asegurarse de que el cliente recibe y aporta toda la información que la administración de justicia le solicita.
  • Colabora con la administración para simplificar los procesos.
  • Hace también de enlace entre abogados defensores y clientes asegurándose sobre todo que los últimos comprenden la vía procesal.

De forma resumida, un procurador no se encarga de defender a sus clientes sino de ejercer de asesor y gestor para seguir un proceso judicial de forma correcta. De hecho, en procesos complejos, la ley española obliga a los ciudadanos a contar con un procurador.

¿Qué estudios necesita un procurador para serlo?

El procurador es licenciado en Derecho y se especializa en la rama procesal. A partir de ahí, para poder ejercer como procurador, en el caso de España, debe inscribirse en el Colegio de Procuradores que le emite la licencia para poder ejercer sus funciones y ser reconocido en la Administración de Justicia.

¿Dónde encontrar y contratar a un procurador?

Existen muchos profesionales autónomos con su propia oficina. También es común que formen parte de un despacho de abogados.

Cómo puede ayudarte un procurador de tribunales

Funciones de un procurador

Ya hemos dicho que es una figura fundamental para que los ciudadanos puedan comprender un proceso judicial y seguirlo con arreglo a la ley. Pero, ¿en qué situaciones concretas el procurador sirve de gran ayuda? Los despachos de abogados o procuradores profesionales dividen el trabajo del procurador en tres especialidades:

Procedimientos hipotecarios y deshaucios

Si te enfrentas a un proceso de ejecución hipotecaria lanzado por el banco es muy importante que estés asesorado sobre el procedimiento judicial al que te enfrentas y cómo evitar el lanzamiento. En este caso, el procurador te servirá para conocer:

  • Cuándo se puede iniciar la ejecución hipotecaria.
  • Actores que intervienen en el proceso.
  • Notificaciones de los plazos a cumplir.
  • Documentación a aportar en todo momento.
  • Cómo oponerse a la demanda legalmente.
  • La subasta judicial.
  • Cómo afrontar un alzamiento.

Como hipotecado, contar con la ayuda de un procurador puede suponer mantener la casa o poder perderla por desconocimiento del proceso judicial.

Divorcios y separaciones

Otras de las situaciones en las que intervienen los procuradores son las separaciones y divorcios entre cónyuges. Estos suelen ser complicados tanto para abogados como para procuradores, especialmente cuando no hay un divorcio de mutuo acuerdo sino contencioso.

En cualquiera de las modalidades, el procurador siempre será de gran ayuda para conocer cómo se realiza el reparto de bienes, pensiones alimentarias o las visitas y estancia con los hijos.

Denuncias varias

Muchas de las denuncias, tanto por lo civil como por lo penal, pueden derivar en un proceso judicial. Cuando esto ocurre y la denuncia acaba en los tribunales es importante contar con el procurador. No hacerlo -y es algo que ocurre a menudo- puede llevar a perder un contencioso por errores administrativos o durante el protocolo judicial correspondiente.