Montar una empresa en el extranjero: todo lo que debes saber

Para muchos no es una aventura nueva que se puede elegir. Las últimas crisis financieras y de salud han provocado que internacionalizarse o montar una empresa en el extranjero haya sido la única solución para sobrevivir. Si quieres emprender de esta forma, te contamos las dificultades que te encontrarás y algunas de las soluciones para hacerlo con éxito.

Contratar servicios de traducción

La comunicación es la primera dificultad que afrontan los profesionales que quieren emprender. Además, en el entorno empresarial, y especialmente a nivel escrito, es esencial contar con traductores jurados para redactar todo tipo de documentos. Este aspecto es muy importante porque muchos negocios han fracasado por errores en las traducciones.

Entre las más importantes está el servicio de traducir contrato de servicios, inicio de colaboración con proveedores y clientes y el principal pilar de un buen negocio.

A partir de ese momento, los retos y necesidades de traducción no cesan. Hablamos de que deberás contar con traducciones de presupuestos, facturas, comunicaciones comerciales por email y por escrito y así siguiendo para, poco a poco, “traducir” tu negocio de una lengua a otra.

Montar jurídicamente un negocio

Además de tener los servicios de traducción necesarios, la dificultad de montar una empresa en un lugar u otro varía. En los países clásicamente liberales (Estados Unidos, Reino Unido, Australia, etc.) las cosas son más fáciles, incluso para extranjeros por eso de capturar capital.

Sin embargo, hay otros países donde la burocracia, los permisos a conseguir y los costes de montar una empresa con una figura legal u otra pueden ser harto complicados. Y sin una constitución empresarial correcta no se puede operar.

Digitalizar el negocio

Tras la pandemia, muchas empresas y negocios, incluso sin intención de montar una empresa en el extranjero, han digitalizado sus servicios o venta de productos.

En el caso de la internacionalización, es un must contar con todo tipo de plataformas digitales para poder intercambiar información, promocionar servicios y, muy importante, establecer una “cuartel general digital” para los empleados y empleadas de distintas delegaciones.

Al igual que ocurre con las traducciones, es importante contar con servicios profesionales en este aspecto.

Gestión de recursos humanos

Si estás en un país que desconoces a nivel sociolaboral, seguro que tendrás problemas para establecer salarios mínimos de trabajadores o determinar cuáles son sus derechos. Básicamente: no es lo mismo montar una empresa en España que en Estados Unidos o Cuba.

De nuevo, para cumplir con normativa, es esencial contratar a gestorías locales para hacer las cosas bien y no tener problemas legales.

Cómo pagar impuestos

Incluso en la Unión Europea contamos con distintos tipos de IVA o formas de IRPF. Imagínate si quieres emprender en China, África o Estados Unidos. Al igual que ocurre con la traducción de contratos, cometer errores a nivel impositivo en el país destino de tu emprendimiento puede llevarte a fuertes multas que afecten a tu negocio.

¿Cuáles son las soluciones al respecto? En primer lugar, contratar consultores con experiencia en materia fiscal en el país donde quieras montar tu negocio. Al mismo tiempo -y esto tiene que ver con la digitalización- es importante que cuentes con una aplicación online donde poder operar a nivel impuestos desde cualquier parte del mundo.

* * *

Como ves, emprender en el extranjero de forma totalmente legal requiere de ciertos procedimientos y herramientas. Por otra parte, realizar este esfuerzo inicial tiene una contrapartida positiva: ampliar negocio y, en muchos casos, poder sobrevivir empresarialmente.

Deja un comentario