7 pasos para emprender con éxito

7 pasos para emprender con éxito

En pleno siglo XXI y con la gran competencia existente en el mercado laboral para encontrar un buen trabajo, observamos como cada día más personas se animan a poner en práctica sus ideas de negocio, muchos de los cuales creando empresas  y proyectos profesionales de éxito, y otros, tal vez, fracasando para tener que volver a intentarlo de nuevo. 

Steve Jobs

Uno de los más grandes exitosos emprendedores de la historia nos enseña:

“estoy convencido que la mitad de lo que separa a los emprendedores con éxito y los que no tienen éxito es la pura perseverancia”, Steve Jobs.

Y es que, como dicen nuestros padres y abuelos con tono coloquial: “el que la sigue la consigue” o “el que no arriesga no gana”. Y esto lo encontramos en innumerables ejemplos de pequeños emprendedores que, empezando desde abajo, lograron crear lo que hoy ya son grandes imperios como, por ejemplo: el de Amancio Ortega con el grupo Inditex (Zara, Massimo Dutti, Pull and bear, etc); Jeff Bezos fundador de Amazon o Mark Zuckerberg fundador y CEO de Facebook, por mencionar algunos ejemplos de emprendedores de éxito. 

A partir de lo dicho, seguramente que más de una vez te hayas preguntado ¿cuáles son las claves o requisitos para emprender con éxito?¿De qué manera podemos asegurarnos un emprendimiento victorioso?

Nos tememos que no hay respuesta concreta al 100% para estas dos cuestiones, pero sí podemos asegurar que el común denominador en todos los proyectos de éxito es el hecho de haber empezado con ideas originales o formas de negocio que respondan a una necesidad u oportunidad en el mercado. A partir de ahí, estos negocios se han ido desarrollando bajo tres pilares:

  • Creatividad.
  • Persistencia.
  • Además del factor suerte, que juega un papel importante a considerar.

Con todo, nos atrevemos a dejarte 7 pasos que aseguran un emprendimiento de éxito.

Capacidad de adaptación a los cambios

Ser flexible a los cambios es una de las claves esenciales para todo emprendedor, especialmente para nuevas empresas, donde la incertidumbre debido a los cambios constantes son un factor diario contra el que hay que lidiar.

Capacidad de planificación

La planificación es una herramienta esencial para enfocar y cumplir con los objetivos del negocio. Ello permite perseguir mejor las acciones a realizar, seguir una estrategia determinada e ir cumpliendo con los objetivos.

Networking

Una red de contactos o networking está considerada como una de las claves principales para el éxito de un negocio. Permite, entre otras cosas, conseguir dinero proveniente de inversionistas o socios capitalistas para comenzar un negocio o aglutinar a colaboradores. 

Creatividad en las inversiones de marketing

Al comenzar un nuevo emprendiendo, la falta de capital para acciones de marketing es común en muchos emprendedores. Por ello, es importante derrochar creatividad en la elección de los medios de difusión a elegir al tiempo que administrar estratégicamente el presupuesto para optimizar los resultados. Es importante también tener en cuenta que todas las acciones de marketing deben responder a las necesidades de los clientes.

Proactividad

Al emprender con un negocio, nos enfrentamos a la administración de diferentes recursos para lograr el éxito de nuestro nuevo negocio: recursos humanos, tecnológicos, capital o materiales que buscan un objetivo común. La proactividad se enfoca, precisamente, en la organización constante de los mismos para alcanzar los objetivos del negocio.

Conocimientos variados

Todo negocio de éxito tiene como líder a un profesional con amplios y variados conocimientos del sector donde se emprende. A saber: conocimientos financieros, legales, económicos, contables, etc. No obstante esta aptitud será mucho más útil cuando, llegado el momento, sepa delegar a expertos la gestión de las distintas áreas del negocio.

Gran capacidad de trabajo

Una característica de los emprendedores de éxito es su amor por el trabajo y la pasión y compromiso con que se entregan a sus negocios. Es por ello que el emprendedor debe ser el primero en llegar al negocio y el último en irse, estando así conectado con todos los procesos y decisiones que se toman en su empresa.

Muchos profesionales emprendedores estudian carreras relacionadas con los negocios que van a emprender; otros se desarrollan con una formación genérica como ADE y administración de empresas, capacitándose así para administrar y comenzar con nuevos emprendimientos. Luego continúan con una formación como un MBA o un máster en dirección de empresas familiares, y de esta manera se logran capacitar y especializar mucho más para afrontar con éxito los retos que se les presenta en su camino profesional.