Formación para Policía Nacional

Hace unos días, visite mi antiguo barrio y me encontré con un viejo amigo con el que me paré hablar, empezando por aquello de «¿qué tal te va la vida?», «¿a qué te dedicas?». Me sorprendió cuando me dijo que estaba preparándose en una academia para opositar a Policía Nacional. Sabía que era un hombre de orden pero desconocía de su vocación de servidor público.

El caso es que este amigo mío, un día, en el que estaba buscando trabajo por Internet, escribió en el buscador academias policía nacional y fue a dar con una en la que, más o menos por 1.000 euros, se podía uno formar para optar a un puesto en las fuerzas de seguridad del estado con garantías de éxito.

«Pero, ¿no es hasta los treinta que se puede opositar?», le pregunté. «No, eso ya lo quitaron», me aseguró. Y yo, que estaba en plan «abogado del diablo», volví a preguntar: «y para opositar, ¿no tienes que tener acabado el COU o la FP?». Me contestó que no; que para la escala básica no era necesario. Simplemente el Graduado Escolar o equivalente estos días, medir más de 1,65 m, —en el caso de los hombres y 1,60 m para mujeres—, carnet de conducir y algunos requisitos más. Pensé en hacerle alguna pregunta más, pero lo descarté no fuera a interpretar que mi intención era boicotear su futuro profesional.

El caso es que estaba contento con cómo se iban desenvolviendo los acontecimientos y me recomendó que le echara un vistazo a todo este tema. «Nunca se sabe, Jesús. El negocio de la web es muy inestable», se despidió, dejándome una ligera inquietud, en este caso, por mi estabilidad como profesional web.

Formación policía nacional

Aunque las verdad es que no me veo de uniforme, le hice caso y decidí investigar un poco a través de Internet para ver cómo, en estos tiempos de tanto recorte, está el tema para opositar a Policía Nacional.

Lo primero que descubrí es que el año 2013 se lanzaron 140 plazas y que este año, la cosa estará más o menos por el mismo número.

Después sentí curiosidad sobre los conocimientos y aptitudes físicas necesarias para conseguir integrar el Cuerpo Nacional de Policía y, como hiciera mi amigo, utilicé el buscador y escribí temario policia nacional. Accedí a la web de una academia con todas las homologaciones donde se desglosaba, punto por punto, todo el temario que hay que estudiar para afrontar los exámenes teóricos. Este temario está categorizado en tres disciplinas: ciencias jurídicas, ciencias sociales y ciencias técnico-científicas. Después de echar un vistazo por encima, deduzco que si no se lleva mucho tiempo sin estudiar esta parte hay que tomársela en serio y requiere de un esfuerzo notable.

Además del contenido teórico, hay una serie de pruebas físicas que obligan a estar en perfecto estado de forma; no para ir a las olimpiadas, pero algo más a lo de andar media hora diaria y llevar una dieta más o menos equilibrada. Como ejemplo, la primera prueba de la oposición —la de aptitud física— costa de hacer un mínimo de dominadas para hombres y flexiones para mujeres y así poder puntuar; recorrido con obstáculos; salto vertical elevando los pies del suelo al menos 40 centímetros; carrera de 2000 metros para hombres y 1000 metros para mujeres en menos de 9 minutos y de 5 respectivamente, y alguna prueba más. Como digo, no hay que estar al máximo nivel pero ¿cuantos podemos bajar de los 5 minutos al kilómetro?.

Las otras dos pruebas son de carácter teórico: una de conocimientos del temario y ortografía y la segunda, un psicotécnico con entrevista personal y reconocimiento médico que tiene por objetivo, básicamente, comprobar que andamos bien en relación al mens sana in corpore sano.

Ya digo que mi intención no es la servir al ciudadano enfundado en un uniforme, pero siempre había sentido curiosidad por aquello de pertenecer a alguno de los distintos cuerpos de seguridad.

En relación a mi viejo amigo, el día que se convierta en Policía Nacional en la escala básica, pues espero que sigamos viéndonos por el barrio y no en dependencias policiales:-)

Jesús S. Medina

Programador Junior 1991-1993. Técnico informático desde 1993. Diseñador y programador web desde 1998. Administrador de contenidos online, SEO, redactor web y escritor.