Metodología B-Talent y conseguir hábitos tangibles en el trabajo

Niveles de una empresaEl mundo de la empresa y el trabajo es una de las cuestiones que más nos preocupa a todos actualmente. El desarrollo empresarial es lo que todos anhelamos para ver un aumento en las oportunidades de trabajo. Es cierto que el entorno financiero y económico en los últimos años no ha sido el mejor que cabía esperar, pero el funcionamiento interno de las empresas también influye, ya que no todos los sectores empresariales han estado de capa caída. Y ese éxito o fracaso empresarial tiene que ver, en su mayor parte, con la productividad, formación y comunicación de los miembros de una empresa, desde el CEO hasta los trabajadores pasando por directivos y mandos intermedios.

Esta situación, ocupación principal de cualquier departamento de Recursos Humanos, se ha ido solucionando y mejorando gracias a nuevas estrategias de organización interna en la empresa y el desarrollo de herramientas como la metodología B-Talent de Bizpills, de la que hablaremos un poco más adelante. Pero antes, unas líneas sobre algunas de las razones por las que muchas empresas padecen de baja productividad entre sus trabajadores.

Problemas comunes que afectan a la productividad de los trabajadores

No nos engañemos, la falta de incentivos salariales provoca que los trabajadores se desmotiven. Es cierto que, por necesidad, pueden soportar esa situación durante un tiempo, pero no hay que engañarse: las empresas con los salarios más altos cuentan con los trabajadores más productivos, y no porque éstos sean los mejores sino porque están motivados para trabajar y formarse para ello.

Otro de los problemas que afecta a la productividad es la falta de formación académica y en hábitos positivos de trabajo. No sólo es necesario un buen currículum sino conocer los comportamientos necesarios para sacarle el máximo partido a esa formación en el día a día. Tener unos hábitos u otros provoca aumentar o disminuir la productividad de los trabajadores en cualquier empresa.

Un tercer problema en empresas con baja productividad tiene que ver con el trabajo en equipo y la mala comunicación entre todos los trabajadores, lo cual también está relacionado con los hábitos adquiridos y organización de la propia empresa.

Soluciones a estos problemas

Nada es sencillo en el mundo de la empresa, por supuesto. Pero, desde hace años, son muchas las compañías, especialmente dentro del sector de la tecnología, que han apostado por el coaching para trabajadores, y esto incluye a todos los trabajadores.

Existe una amplia variedad de estrategias, pero para ilustrar este aspecto, hemos elegido la mencionada metodología B-Talent de Bizpills, un programa de formación online y offline que utiliza las últimas tecnologías y a los mejores expertos para ayudar a cambiar los hábitos de trabajo en una empresa. El desarrollo es tan importante que engloba cualquier competencia y ayuda a transferir estos hábitos al puesto de trabajo para una mayor eficacia en su desempeño.

En que consiste la metodología B-Talent de Bizpills

Metodologia B-Talent

Primero, decir que el método B-Talent se va a servir, por un lado, de unas herramientas tecnológicas online como clases en vídeo streaming, foros de intercambio online, infografías y otros recursos, además, por otro lado, de clases presenciales o asesoramiento individual de coaching.

Con estos y otros recursos, la metodología B-Talent pretende crear esos hábitos competenciales que provoquen el aumento de la productividad del trabajador, y llevando todo a cabo en cuatro fases diferenciadas

Identificación de competencias clave

El método B-Talent ha trabajado en la identificación de hasta 150 competencias. Esto implica que cualquiera que sea el sector o el nivel del trabajador, su competencia ha sido estudiada y puede ser mejorada con el método.

Medición del nivel competencial

Definida la competencia del trabajador, el siguiente paso es determinar qué grado o nivel de cualificación y profesionalidad posee con el fin de determinar que medidas o trabajar hay que realizar para subirla de nivel.

Desarrollo de comportamientos

Para empezar mejorar el nivel competencias hay que empezar con la formación en el desarrollo de comportamientos. Esto es: indicar y hacer reflexionar al trabajador sobre qué aspectos de su conducta profesional ayudan a mejorar su productividad y cuáles no. Este paso, aún dentro del plano teórico, debe planificarse bien antes de pasar a aplicar esos comportamientos en el ámbito real de trabajo.

Generación de hábitos en el puesto de trabajo

La última fase, después de todo un proceso de consejos, coaching y formación teórica necesaria, debe producir de forma paulatina en el trabajador una nueva forma de relacionarse con su puesto y sus compañeros creando unos hábitos más tagibles con los que mejorar su productividad.

Por último, el coaching y metodologías como B-talent no sólo se orientan a trabajadores en activo, sino que tienen una gran utilidad para personas que quieran mejorar sus oportunidades aportando a su currículum una mejor comprensión de cómo adaptarse al ritmo empresarial actual.

Deja un comentario

Hosting WordPress