5 cosas que hacer antes y durante una entrevista

Conseguir un empleo tiene que ver, en un alto tanto por ciento, con la entrevista. Mucho más de lo que uno cree. Se puede estar muy preparado a nivel académico o contar con muchos años en un sector empresarial determinado, sin embargo, para el entrevistador su experiencia durante la media hora de encuentro contigo es crucial para elegirte o no. Por eso, te vamos a dar cinco consejos útiles para saber qué hacer antes y durante una entrevista.

Solicitar vida laboral

Estudia bien tu vida laboral

Ya sea para elaborar el currículum o para hablar con el entrevistador de tu experiencia profesional, es muy importante que tengas claro las fechas y con qué empresas trabajaste. Es muy común encontrar en los CV incoherencias y periodos laborales solapados. Si esto te ocurre, no esperes que el entrevistador confíe en lo que has incluido en tu currículum.

Para evitar esto, lo primero que debes hacer es ayudarte de recursos web sobre solicitar vida laboral y una vez consigas el documento, estudiar bien los periodos para memorizarlos y no incurrir en imprecisiones tanto en la redacción del currículum como en la entrevista.

Buena presencia y protocolo

La primera impresión es la que queda en una entrevista. No sólo cuando accedes a la entrevista en sí, sino cuando llegas a la empresa y hablas con recepción. La mayoría de las empresas utilizan recepción para evaluar por primera vez a los candidatos.

Además de ir con una ropa adecuada, la educación y el protocolo son muy importantes para empezar con buen pie.

Evitar nerviosismo

¿Cuáles son las razones por las que el nerviosismo te puede jugar una mala pasada en una entrevista? Los nervios en una entrevista tienen sus razones, no aparecen de repente. Esas causas son precisamente no haber preparado la entrevista bien: inseguridad sobre tu vida laboral; no tener el curriculum bien preparado; no ir con la ropa adecuada, y, sobre todo, no haber descansado bien. Si quieres causar buena impresión en una entrevista, el día anterior dedícate sólo a preparar la entrevista y eso implica descansar para tener las ideas claras al día siguiente.

Argumentar bien tu experiencia profesional

Lo de estudiarse bien la vida laboral de uno mismo es de suma importancia porque, en la entrevista, va a ser crucial argumentar lo que aparece en el currículum. El entrevistador va a incidir en eso y es muy importante llevarlo preparado. De alguna forma, la preparación de una entrevista y la propia realización de la misma es como un examen, y con esa actitud hay que prepararla.

Sonríe y actitud positiva

No existen las entrevistas perfectas y siempre se cometen algunos errores. Sin embargo, lo que si existe es la actitud perfecta, y esto es: siempre hacía adelante con todo. Si caes en una incoherencia en un tramo de la entrevista, pasamos al siguiente como si no hubiera pasado nada. Con el mismo entusiasmo. En todos los trabajos se cometen errores, y las empresas valoran que, pese a eso, se continúe con actitud positiva y constructiva. Nada que quedarse en lo negativo.

Con estos consejos y un poco de suerte, el trabajo puede ser tuyo.

Deja un comentario

Hosting WordPress