Cursos para negociar mejor

, , Comentarios desactivados en Cursos para negociar mejor

Hoy he tenido la oportunidad de reunirme con viejos amigos y familiares en el mejor entorno posible para charlar: un buen restaurante. Y el tema de conversación: nuestros progresos y fracasos a nivel laboral; la necesidad de formarse o no formarse, y, de forma precisa, y por recomendación de uno de los comensales: «hoy lo que toca en formación son cursos de negociación». Y no le faltaba razón, claro. En dos días se marcha a suramérica a abrir mercado para su empresa y, previamente, esta le ha formado a conciencia para establecerse —en concreto en Perú—, y tener la habilidad suficiente para vender los bienes y servicios de su compañía en el emergente mercado latinoamericano.

Otro compañero a la mesa intentó sacar el tema de cómo la formación en lenguaje, plataforma y maquina virtual Java está adquiriendo cada vez más protagonismo en el negocio de la Nube, sobre todo por lo útil que resulta para el desarrollo de aplicaciones para móviles. «¿Pero cómo se comercializa?», preguntó, ya terminando el primer plato, nuestro inminente emigrado. De nuevo, tenía razón, el tema de la negociación en la venta de cualquier producto y servicio es de suma importancia en estos días y los países con mejores profesionales de la exportación cuentan, indudablemente, con los mejores negociadores.

De ahí, con los segundos ya en la mesa, derivamos a hablar de la formación en este sentido. «¿Hay formadores para negociadores?», pregunté yo. Quien llevaba realmente la batuta en la conversación fue tajante: «por supuesto». Y nos recomendó revisar los cursos de formación para empresas que había estado realizando y que, finalmente nos desveló, eran impartidos por Javier Ortego, un experto en esto de los cursos para negociadores, con más de 5.000 alumnos en su cartera y algunos éxitos en el bolsillo.

 

Javier Ortego, cursos de formación para negociadores

Pasamos entonces, llegados los «postre-café», a hablar un poco más sobre el tema de la negociación de forma intrínseca. ¡Vaya!, la cosa tiene miga. Hay tantos elementos dentro de un proceso de negociación mercantil, comercial o empresarial que daría temario para una carrera de la antiguas, de cinco años.

No centramos pues en Javier Ortego y su forma de afrontar la formación de trabajadores en empresas donde la negociación es un pilar fundamental. He de reconocer que, al principio, lo que hablamos me parecía un poco superficial, demasiado al uso, pero salieron algunas citas, como la de Da Vinci: «la sabiduría es la hija de la experiencia», o «lo importante es no parar de hacerse preguntas», de Albert Einstein. Y dije, «eh, cuidado, que esto tiene vuelo». Todo lo que suene a humanidades y ciencias, me interesa. Y si, además, fundamenta el mundo de los negocios, mejor. Más calidad y solidez de la mano de la retórica.

Ya entrando en materia, lo que más me interesó fue la parte de las técnicas de negociación que se producen en un tablero de lo más sutil. No es solo hablar de márgenes, de formas de pago y demás temas contables. No. La negociación, según la plantea Javier Ortego, es como una partida de ajedrez donde cada pieza tiene un rol y juega un papel determinado. En una misma negociación, se puede pasar de negociar de forma «blanda» a hacerlo de forma «dura» en la llamada Negociación Posicional. Recurrir después a la llamada Negociación por Principios o finalizar con la Negociación por Negación. Todo un entramado de técnicas y recursos donde la atención y la concentración juegan un papel esencial.

Todo el temario de estos cursos de Javier Ortego están basados en su experiencia personal como Director de Marketing y Ventas en Coca-cola, San Miguel o QDQ donde las negociaciones son la punta de lanza del éxito empresarial. Aprender con alguien que empieza en la teoría, pasa a la práctica y vuelve a la teoría, tiene sus ventajas por que se tiene la oportunidad de poder atender a clases con casos prácticos que uno puede aplicar al puesto de trabajo que uno desempeña mientras está realizando el curso: «por la tarde realizó un curso para negociadores y por la mañana aplico los conocimientos adquiridos en mi puesto de director de marketing». Ese era el caso de quien, sentado a la mesa, nos había explicado su evolución formativa y laboral en el mundo del marketing y, en breve, dará cuenta de su experiencia al frente de su empresa en tierra Inca.

* * *

En mi caso, dedicado más al desarrollo de contenido que a la comercialización del mismo, no se si algún día me decida a formarme en esto de la negociación. Sin embargo, para los que tengáis inquietudes en desarrollaros profesionalmente en el mundo del marketing y, más concretamente, en la gran empresa con proyección internacional y vocación exportadora, intuyo que todos los caminos os llevarán a este tipo de formación y que este artículo os puede ser de ayuda.