Ventajas y usos de los préstamos rápidos

, , Comentarios desactivados en Ventajas y usos de los préstamos rápidos

Visto lo visto en los últimos años, cuando se aborda el tema de solicitar un préstamo de cualquier tipo, lo primero que hay que recomendar es sopesar antes la situación económica personal para asegurarse poder pagarlo. A partir de ahí, existen varias formas de financiarse y una de ellas son los prestamos inmediatos, distintos a los préstamos al uso porque presentan unas características, ventajas y usos que pasamos a desglosar.

Ventajas de los préstamos inmediatos

Préstamos inmediatosTambién son denominados préstamos rápidos y, como su nombre indica, la principal característica es que se pueden conseguir en días, horas o, incluso, algunas modalidades, en cuestión de minutos.

Otra ventaja de los préstamos rápidos es que no se necesitan los avales que se suelen pedir cuando se solicita un préstamo en un banco. De nuevo, para conseguir la concesión de algunos formatos de préstamos (especialmente los de menor cuantía) no es necesario ni tan siquiera una nómina; solo una situación financiera estable.

Pedir un préstamo, en muchas ocasiones, es algo que los solicitantes prefieren mantener en privado, o encuentran las gestiones incómodas. Gracias a Internet, la mayoría de estos préstamos se realizan online, con lo que se puede mantener la privacidad con respecto a familiares o conocidos y la gestión, además de rápida, no incluye en muchos casos hablar con nadie, ya que todo el proceso se realiza de forma electrónica.

Otra ventaja tiene que ver con los intereses, siempre y cuando no se omita el pago de ningún recibo, momento en el que los intereses aumentan de forma considerable. En cualquier caso, dado que las entidades financieras que se dedican al préstamo rápido quieren abrirse paso a nivel empresarial ofrecen préstamos sin intereses a modo de promoción. Este tipo de ofertas tienen una función tipo gancho con promociones del tipo: “No le cobramos intereses en su primer préstamo”.

Usos de los préstamos rápidos

Lo primero que hay que decir es que este tipo de préstamos no sirve para afrontar hipotecas, la compra de un coche y gastos similares. Hablamos de préstamos que van desde unos cientos de euros a dos mil o tres mil, por lo que los usos de este tipo de financiación son limitados.

Las vacaciones suelen ser necesarias en algún momento del año, aunque hay veces que coinciden con momentos económicos sensibles. Solicitar un préstamo rápido puede financiar esas vacaciones para luego poder pagarse de forma cómoda en varias mensualidades.

Los gastos del colegio después del verano también suelen ser gastos incómodos por el momento. Un préstamo inmediato de unos cientos de euros permite afrontar el gasto de forma completa.

La famosa cuesta de enero es otro momento en el que un poco de liquidez no viene mal. Se ha gastado mucho en cenas, Navidades, Reyes Magos y demás y un pequeño préstamo ayuda a llevar todo con mayor tranquilidad.

Además de servir para gastos domésticos, en el plano profesional -especialmente cuando se es autónomo- los préstamos rápidos pueden servir para afrontar unas cuantas mensualidades de la cuota de autónomos, lo que ayuda a poder mantenerse como profesional en periodos de baja actividad hasta que las cosas vayan mejor.

¿Se le pueden dar más usos a los préstamos inmediatos? Si. Siempre y cuando los gastos sean pequeños, de carácter puntual y se cuente con la seguridad de poder pagar las mensualidades.